XIII Premios José Meliá Sinisterra y Almuerzo Hotel Meliá Costa del Sol

El mes de mayo, quinto del calendario gregoriano, era el tercero en el antiguo romano y, será casualidad, tres son los galardones que entrega la Academia Gastronómica de Málaga en su decimotercera edición de los premios José Meliá Sinisterra como reconocimiento a la trayectoria de los establecimientos hoteleros de la provincia malagueña, en pos de la restauración y de nuestro turismo. De nuevo, y como es tradición, el emblemático y renovado Meliá Costa del Sol fue el lugar escogido para el encuentro.

La recepción de los premiados, prensa e invitados y de los académicos asistentes se desarrolló en el bar Barlovento, con la degustación de jamón ibérico de bellota, queso con almendras y croquetas de berenjena con miel de caña. Sin duda un buen comienzo.
Anterior al almuerzo y tras las palabras de bienvenida de nuestro recién nombrado presidente, Manuel Tornay, el secretario Francisco Alcaide dio lectura al acta de la Junta Directiva donde se decidieron los tres premios José Meliá Sinisterra y que este año han sido los siguientes:

Premio al Hotel de Costa:
Hotel Pez Espada de Torremolinos

Entregado el premio a Miguel Bordera, director general de la Cadena MedPlaya en la Costa del Sol. El premio fue entregado de manos de José Ortiz, alcalde del Ayuntamiento de Torremolinos.

Premio al Hotel en Málaga:
Paradores-Gibralfaro

Su director, Vicente Ruíz, recogió el diploma de manos de Jerónimo Pérez Casero,presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Málaga.

Premio al Hotel de Interior:
Boutique-Hotel Los Castaños de Cartajima

Entregado por Francisco Meliá a Diana Beach, su directora y propietaria.

Anterior al almuerzo teníamos preparada una sorpresa para el que ha sido presidente de la Gastronómica de Málaga los últimos siete años, Enrique Cibantos, con la proyección de un video recopilatorio de buenos momentos de su trayectoria profesional y personal con la Academia y se le hizo entrega de un plato decorado conmemorando su mandato y gran aportación desarrollada.

Conchita, su mujer, y su hijo, Enrique Cibantos Jr., también se incorporaron al almuerzo, para mayor sorpresa de Enrique, que con unas palabras mezcla de sorpresa, emoción y gratitud, agradeció el detalle, más si cabe por desarrollarse en el marco que ha sido por más de 30 años su casa.

Y por fin llegó el almuerzo preparado por el jefe de cocina del hotel, Miguel Díaz, y como es costumbre del Meliá Costa del Sol, muy bien servido por su equipo de sala comandado por Julián Moreno, su primer maitre.

De inicio nuestra sopa fría más malagueña versionada: Ajoblanco suave con tataki de atún, pan de higo y brotes frescos de remolacha. Los puristas nunca estarán de acuerdo, pero soy de la opinión que con la base de una receta tradicional, creatividad y coherencia se puede obtener un resultado destacable y este plato es un buen ejemplo.

La calidad del túnido, en su mejor época, y el particular guiño malagueño del dulce del pan de higo y la hortaliza junto con la delicada textura de ajoblanco, dio como resultado un plato redondo en todos los sentidos, en presentación y paladar.
El también conocido como Sanmartín y cuyo nombre es de leyenda, pues cuenta que son los dedos de San Pedro los que se reflejan en su característica mancha del costado, vino acompañado de esencia de carabinero, quinoa en tinta de calamar y velo de citronela. Calidad en la materia prima.

Como termine un notable solomillo con reducción de arábica y brandy, setas de aguja y alboronía de mango. Manjar cierto, como alboronía que procede del árabe albaraniyya y cuyo significado es cierto manjar. Jugosidad y armonía de la receta.

De postre, granizado de jengibre con delicia de albaricoque y chocolate al romero que ayudó a endulzar, más si cabe y nunca mejor dicho, esta celebrada jornada académica. Contar con un maestro pastelero para estos menesteres siempre es una garantía.

La bodega acertada, blanco Valdubón, D.O. Rueda, Tinto Pernales Crianza, D.O. Sierras de Málaga y Moscatel de Naranja, bodegas Málaga Virgen. Acertado maridaje y temperaturas de servicio.

Nuestro especial agradecimiento y reconocimiento a Francisco Meliá por acompañarnos, como cada año, con la simpatía y el cariño a la Academia que siempre nos demuestra, a Carlos Franco, director del hotel, por ser un anfitrión de altura y a todo el equipo del Hotel Meliá Costa del Sol por su entrega y buen hacer del que siempre hacen gala.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión