Gonzalo Fuentes

Secretario federal de la Política Institucional de la Federación de Servicios de CCOO

Semana de Acción Mundial del Personal de Piso de Hoteles

Desde hace varios años la UITA (Unión Internacional de Trabajadores de Alimentación, Agricultura, Hoteles, Restaurantes y Catering) viene desarrollando una semana de acción global en defensa de los derechos de las camareras y camareros de pisos. En España las sucesivas reformas laborales aprobadas y que se han impuesto a lo largo de los últimos años, han tenido consecuencias severas en la esfera de los derechos individuales y colectivos de los trabajadores y trabajadoras, provocando una degradación sostenida de los niveles de estabilidad y calidad del empleo. Es en este contexto en el que hay que situar la situación del colectivo de camareras de pisos y la campaña de CCOO y UGT, en el marco de la desarrollada a nivel internacional por la UITA, para dignificar sus condiciones de trabajo, enfrentado la externalización a través de las empresas multiservicios.

 

La industria turística en nuestro país, en lo que se refiere a número de turistas y cifras de negocio, ha superado a fecha de hoy la crisis. Los beneficios empresariales crecen y las empresas quieren que crezcan todavía más. El abaratamiento de costes salariales y convertir costes fijos en variables y de paso evitar un futuro pasivo laboral por las indemnizaciones a pagar en caso de desvinculación de la plantilla, se ha considerado un camino adecuado. El método es la externalización de actividades que la empresa puede considerar no esenciales para su actividad. Esta externalización supone la prestación de determinadas actividades por las llamadas empresas multiservicios, en este caso el trabajo de las camareras de piso.

 

La prioridad aplicativa de los convenios de empresas, en detrimento de los convenios sectoriales es el medio de que se valen estas empresas multiservicios, ya que optan por negociar (en realidad una negociación falsa y fraudulenta) convenios de empresas, que excluyen a las personas que trabajan en las mismas de la aplicación de los convenios sectoriales de hostelería; estos convenios se firman en condiciones precarias (mínimos legales), ajustando los salarios al salario mínimo interprofesional o poco menos, y regulando o invadiendo la mayoría de las actividades que se venían regulando por convenios sectoriales.

 

En la actividad hotelera el colectivo de camareras de pisos supone en promedio casi un tercio de la plantilla, por lo que los beneficios derivados de los ahorros salariales y sociales son muy importantes. Se trata de una cuestión de avaricia empresarial, enmarcada dentro de una estrategia más amplia -que no afecta solamente al sector hotelero- de descentralización productiva.

 

La externalizaciones ya eran posibles antes de las reformas laborales, lo que sucede es que eran muy limitadas (y algunas impuestas por norma legal, como los vigilantes y guardias de seguridad), sobre todo porque resultaban poco atractivas desde el momento en que los convenios sectoriales eran de aplicación a los servicios externalizados. De ahí la importancia de aplicar un convenio de empresa.

 

La estrategia de las empresas multiservicios es, en principio, sencilla. Frente al convenio sectorial negociado por los sindicatos, ponen en marcha una negociación de convenio de empresa, negociada en la mayoría de los casos por los representantes elegidos en el seno de la empresa (delegados de personal o comité de empresa), pero con una anomalía notable: es la propia empresa la que promueve la elección de representantes afines (a veces personificados directamente por miembros de la propia dirección). 

 

Tampoco es extraño que estos representantes se elijan en una única unidad de la empresa, generalmente la sede central, y que se arroguen, ilegalmente, la representatividad de toda la plantilla. La crisis económica y la necesidad de trabajar de una población que todavía hoy alcanza una insoportable tasa de paro de casi el 19% abonan esta manipulación.

Por eso UGT y CCOO, casi desde el principio del lanzamiento de la campaña por la UITA, han ido centrando sus esfuerzos en combatir la externalización del trabajo de las camareras de pisos y denunciar los convenios colectivos de las empresas multiservicios.

 

Frente a esta realidad CCOO y UGT hemos impugnado todos aquellos convenios de empresa multiservicio negociados mayoritariamente por representantes de los trabajadores promovidos por el empresario obteniendo un éxito absoluto tanto en la Audiencia Nacional como en el Tribunal Supremo.

 

Esta estrategia se ha demostrado necesaria y acertada. Sin embargo, para CCOO y UGT es insuficiente, puesto que no basta para atacar el problema de fondo: la descentralización productiva y la inaplicación del convenio sectorial, con la apertura de espacios laborales en las que el incremento de la competencia desleal entre las empresa, la implantación de dobles escalas salariales, la reducción de las plantillas oficiales y la apertura de nuevos espacios no regulados que escapan al control de la cesión ilegal de trabajadores. 

 

Sin contar con el hecho de que las empresas multiservicios apoyadas en el marco legal vigente también buscan vías alternativas para imponer sus degradantes condiciones de trabajo

 

Es necesario insistir que no es solamente el problema de evitar la degradación de las condiciones de trabajo de las camareras de pisos, que para CCOO y UGT es fundamental, sino que es también un problema de competencia desleal entre empresas y de degradación de la prestación de un servicios fundamental en la industria hotelera y el turismo, y que puede pasar en el futuro una factura muy grave que afecte a la actividad de muchas empresas del sector turístico. 

 

De todas formas hay que señalar que, aunque todavía muy lentamente, ya hay algunas empresas que renuncian a la externalización del trabajo de las camareras de pisos, como ha sido el caso de las cadena AC Hotels y Casual Hoteles, que los sindicatos han acogido con satisfacción.

 

La impugnación de los convenios de empresas multiservicios o las denuncias públicas o ante la Inspección de Trabajo, deben ir acompañadas con la acción sindical como las que estamos llevando a cabo, y con la negociación colectiva, que son las estrategias fundamentales para defender el marco sectorial de hostelería y limitar la externalización y la invasión indiscriminada de las actividades de las empresas multiservicios. 

 

En ese sentido desde CCOO y UGT estamos incorporando cada vez más cláusulas de garantía para el personal externalizado en los convenios colectivos de hostelería con el objetivo de que se tengan que aplicar los convenios sectoriales que se marcan, así como el trabajo institucional ante los partidos políticos que ha llevado al Congreso una propuesta para efectuar las modificaciones legales necesarias para garantizar los derechos de las personas externalizadas; estas acciones marcan el camino. 

 

Y también el propio trabajo de organización de ambos sindicatos, poniendo en marcha la coordinación de sus delegadas y afiliadas camareras de pisos, porque sólo desde unas organizaciones sindicales fortalecidas se puede hacer frente a los retos con los que se encuentran las camareras de pisos.

 

Otro de los ejes priorizados debe ser la política de Prevención de Riesgos Laborales. Insistimos ante las empresas en la importancia fundamental de desarrollar una acción preventiva orientada a los riesgos laborales identificados, incluyendo algo que pocas veces se tiene en cuenta que es la "política de compras", que debe incluir, por ejemplo: camas con ruedas que se eleven, material ergonómico de uso para la limpieza, participación de los trabajadores y trabajadoras en la organización del trabajo, formación e información y reconocimientos médicos específicos para las labores a realizar, etc.

 

Desde UGT y CCOO estamos elaborando dos proyectos para presentarlos a debate y aprobación en la Comisión de los Pactos de Toledo: uno de anticipación de las jubilaciones (recogiendo la posibilidad de aplicar coeficientes reductores) y otro de los reconocimientos de las enfermedades profesionales asociadas a este trabajo (fibromialgias, lumbalgias, túnel carpiano, etc.).

 

En CCOO sabemos que los derechos de las camareras de pisos, que nos han arrebatado las reformas laborales, se consiguieron con las movilizaciones. Por lo tanto la única posibilidad de recuperarlos está en la movilización y la presión a todos los niveles y para eso la unidad es imprescindible.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión