Rafael Fuentes

Dr. en Ciencias Económicas y Empresariales @RafaFuentesGarc

Ryanair, el éxito de fastidiarte

Hay cosas que son difíciles de entender y aún más de explicar en el sector turístico. Podríamos poner decenas de ejemplos, pero hay uno que a mí me deja alucinado, y es como Ryanair puede ser la primera aerolínea de Europa por tráfico. Así es, ha cerrado 2016 con unos 117 millones de pasajeros, creciendo un 15 %.

Es decir, te fastidian desde el minuto uno hasta el noventa (o noventa y tres si hay prórroga), y encima la clientela la premiamos usando cada vez más sus servicios.

Sólo hay una explicación: definitivamente, somos masoquistas.

Seguidme en un viaje por lo que puede ser una experiencia única (pero en negativo) de usar uno de sus trayectos. Y no es porque me haya pasado a mí, que me ha pasado, es porque en cualquier conversación siempre se escucha lo mismo. Empecemos.

Primero, "te lo tienes que hacer todo", casi tienes que pilotar el avión. Te tienes que sacar la reserva, tienes que estar atento para sacar la tarjeta de embarque para que no te penalicen con 50 euros por si no la llevas impresa, tienes que pagar adicionalmente por la maleta que factures, tienes que sacarte el asiento en el que quieres viajar (también bajo pago, claro), tienes que limpiarte el asiento… incluso le tienes que dar tú los buenos días a los auxiliares de vuelo.

Segundo, "viva la incomodidad". Bueno, ya llegas al aeropuerto con tus papelitos en la mano, y si un aeropuerto ya es incómodo de narices, volar con Ryanair es la matrícula de honor a la incomodidad. Después de que te jodan manifiestamente dejándote casi desnudo en el control de policía, con los zapatos en las manos, el abrigo bajo el brazo y el cinturón en los dientes, te diriges a la puerta de embarque de Ryanair, ¿y dónde está?, pues obvio, en la última puerta del último rincón del maldito aeropuerto. ¿Y qué crees que vas a tener un finger para entrar al avión?, jajaja, ni te lo crees. Ahora baja la escalera, espera la cola, móntate en un autobús que tarda diez minutos en salir, aguanta veintiséis achuchones, recorre quince kilómetros en el autobús y, por fin, llegas al avión. En ese momento es cuando sales del autobús y por una minúscula escalerita llegas al avión, ya casi exhausto.

Tercero, "la simpatía no existe". Será cierto que los empleados de Ryanair no descansan, será cierto que llevan diez horas volando, será cierto que ganan poco, será cierto que tienen un contrato de quince días, será cierto que están hasta los huevos… pero lo que también es cierto es que te regañan a la más mínima. Tienes que estar sentadito y calladito, de lo contrario, regaño al canto.

Cuarto, "te haces contorsionista". Piensas: "¿estoy más gordo y más alto?" ¿Más alto? Puedes estar más gordo, pero a los cincuenta ya no creces… más bien al contrario. Al final ni estás más gordo, ni más alto. Es que hay un cabrón, que ha ideado que quitando dos centímetros de ancho al asiento y tres de espacio con el de adelante, caben cuatro pasajeros más en el avión… y a joderte de nuevo, empiezas a doblar las piernas como puedes, encojes la barriga y metes los hombros para adentro aguantas la respiración… de todas formas, sólo son tres horas y media, piensas ya bastante cabreado.

Quinto, "empieza la feria". La verdad es que parece una película de Almodóvar lo que sucede dentro del avión. Si no nos descojonamos, o no nos vamos a manifestarnos a Dublín, es porque nos tragamos todo lo que nos echen. Digo que empieza el espectáculo, y voy a intentar relatarlo de forma resumida:

1. Estás cansado y lo que quieres es descansar esas tres horas de vuelo, aunque sea hecho un ocho, hasta llegar a tu destino.

2. Despega el avión y al momento está la azafata (o azafato), ofreciéndote una bebida fría o caliente… pero como en las ferias de nuestros pueblos andaluces, gritando la mercancía en perfecto alemán… si vas a Alemania, claro.

3. A los cinco minutos, cuando estás leyendo el periódico, que previamente has doblado en seis trozos para que te quepa en el minúsculo espacio que te ha tocado, llega la misma azafata, ofreciéndote unos "bocadillos calientes recién hechos"… aunque siempre se le acaba de terminar el que hayas pedido y al final te tomas el único que tienen, a un precio por las nubes, nunca mejor dicho.

4. Seis minutos y medio… y ves que viene otra vez hacia ti, la azafata que ahora va gritando que recoge los envases de las tres únicas personas que han pedido algo, de las más de doscientas que vamos en el avión. Pero ese sueño que empezabas a tener, te lo manda al carajo.

5. Cuatro minutos y veinte segundos después, "Tin, Ton… dentro de unos minutos pasarán nuestro equipo de a bordo para venderles…", ya no sigues escuchando, ya piensas que te será imposible dormir nada… pero lo intentas.

6. Y era cierto, después de cinco minutos en silencio, aunque sigas encogido, sigues pensando en dormir algo… cuando pasa lo inevitable. Ves llegar el carrito, detrás la azafata y, "coño, ¿qué venderá ahora?" piensas… aunque todavía está a diez metros de ti, la escuchas perfectamente vocear algo así como "perfumes, tabaco, collares, artículos electrónicos…". No te lo puedes creer, pero te lo crees. Miras atentamente y compruebas cómo nadie de tu alrededor compra nada, pero todos están ya cabreados.

7. Ya parece que te llega la paz y el sosiego. Después de haberte cambiado unas treinta y dos veces de mini postura, parece que vas, por fin, a descansar. Por los cojones. "Tin, Ton" y escuchas algo que piensas que no puede ser, que estás equivocado, que estabas dormido, que no, que no puede ser. Pero sí es. Te invitan a jugar a una especie de lotería, pagando claro. Ya te descojonas en tu mini sitio de la risa, te parece todo hasta simpático, te entra el síndrome de Estocolmo, y aunque no juegues, le dices a tu ya amiga azafata, "deme uno". Intentas sacar la cartera como puedes, cosa que no es fácil sin darle codazos a tus compañeros de asientos, pagas y con felicidad rascas tu lotería.

8. Ya no quieres dormir, quieres que siga la fiesta. Y sigue. Vuelven a pasar, ahora otra vez con el "café, té, agua, cerveza, refrescos…", y otra vez tus pensamientos se vuelven a cuando eras joven y escuchabas vocear esas mismas palabras en la feria de tu pueblo. Y le das las gracias a Ryanair por hacer que te vuelvan esos recuerdos.9. Ya no tienes sueño, quieres que eso siga. Y sigue. La ves venir de nuevo, estás intranquilo, ¿qué me venderá ahora?, ¿a qué jugaremos ahora?… pero no, te equivocaste. Esta vez lo que dicen es que si quieres una bolsita para meter dentro la lata de Coca Cola y el cartoncito de la lotería… que como esperabas no te ha tocado ni la devuelta.

10. Diez minutos tranquilo, estás triste, hasta que oyes "Tin, Ton", te alegras, ¿cómo seguirá esto?. Y dice la voz a veinte decibelios: "Pasamos por zona de turbulencias, por favor…", y piensas que por qué razón siempre tiene que pasar el avión por zonas de turbulencias, que en tu vida has hecho un vuelo que no haya pasado por esa zona, que no sabes lo que es, pero que siempre te toca.

11. Ya está, quedan diez minutos para llegar, voy a descansar.

12. ¡Iluso! ¡Os lo juro! Vuelven a pasar por tercera vez vendiéndote más café, más té o más cervezas… y piensas que Pepe el del Bar La Esquina que tanto frecuentas, tiene que aprender mucho de estos de Ryanair.

Sexto, "acuérdate del segundo". Escalerita, autobús, achuchones, más escaleritas, codazos para coger la maleta de la mini cinta… te acuerdas de la familia de algunos, y por fin, sales del aeropuerto.

Séptimo, "¿dónde coño estoy?". Has llegado a tu destino, pero si ibas a Varsovia, o a Berlín, o a París, o a Londres… ¿por qué estás en este aeropuerto tan pequeñito que no te suena de nada y a sesenta kilómetros de la Ciudad? Joder, te das cuenta, debería de haber leído el aeropuerto al que me llevaban, y vuelves a pensar, que te has vuelto a equivocar y que tienes que gastarte sesenta euros en taxi.

Octavo, "lo juras por tu madre". Ya no vuelvo a viajar con Ryanair… aunque a los dos meses se te olvida, tienes que hacer un viaje a Holanda y… vuelves a pecar, y vuelves a pasar todo ese calvario.

Pues muy bien, a pesar de todo esto, que posiblemente coincides conmigo de que es cierto, Ryanair es la primera aerolínea europea… y si me guardan el secreto… yo también soy masoquista y vuelo a menudo en ella.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión