Gonzalo Fuentes

Secretario federal de la Política Institucional de la Federación de Servicios de CCOO

reflexiones y retos para la política turística tras la convocatoria del 26-J

Los principales partidos políticos: PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos, IU, incluso los nacionalistas, no son muy dados a hablar en las campañas electorales de la industria turística, a pesar de ser la primera industria de nuestro país. Tampoco se prodigan mucho en propuestas y alternativas en sus programas electorales, así lo pudimos comprobar antes de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, legislatura que acaba de finalizar tras cuatro meses de desgobierno en el que los principales partidos políticos no han llegado a acuerdos para configurar un gobierno con el respaldo de la mayoría del Parlamento.

Por ello, vamos a pedirles, tras la convocatoria de nuevas elecciones generales para el 26 de este mes de junio, que una vez que hable el pueblo en las urnas, independientemente del resultado, que sea la hora de la política y el diálogo entre todas las fuerzas representativas. Será la hora de ponerse a trabajar para hacer frente a los muchos problemas que tiene nuestro país, empezando por el drama del paro, que sin duda es el principal problema que azota a España.

Desde CC.OO. estamos convencidos que tampoco los principales partidos políticos le darán mucha importancia al turismo, así como no habrá debates entre ellos para que los españoles conozcamos sus propuestas y alternativas, tras las elecciones generales que se han convocado para el próximo día 26. En ese sentido también recordarles, que, a pesar de que la industria turística vive un momento "dulce" por la recuperación del turismo nacional y el internacional, es en gran parte este último debido a los conflictos bélicos, revueltas y atentados que se están viviendo en una parte importante de nuestros países competidores.

A pesar de la excelente coyuntura turística en la que está inmerso nuestro país, hay que reconocer que la industria turística tiene problemas estructurales, que llevan muchos años sin solucionarse. Problemas que analizaba recientemente en un artículo en esta misma publicación y que titulaba 'Problemas estructurales que tiene la industria turística española y andaluza'. En este artículo, como ya me he comprometido, vamos a hablar de alternativas y soluciones que los principales partidos políticos deben asumir y poner en marcha tras las elecciones generales del 26-J.

El objetivo de la Federación de Servicios de CC.OO., junto al resto de organizaciones sociales, es trasladar las propuestas oportunas, con el objetivo de emplazar a las fuerzas políticas, con presencia en el Parlamento, y a los empresarios del sector, para que tengan en cuenta las prioridades de los trabajadores y trabajadoras como base indispensable para crear empleo de calidad. Y todo esto con el objetivo de que la industria turística española tenga un futuro garantizado.

Para ello, el Consejo Español de Turismo debe cumplir con los objetivos para los que fue creado: un foro de diálogo, participación y colaboración para impulsar iniciativas del sector turístico español, potenciando la cooperación entre la iniciativa pública y privada. Forman parte de él los Consejeros de Turismo de todas las comunidades autónomas, representantes del sector empresarial, cámaras de comercio y organizaciones sindicales, a las que se añaden expertos nombrados por el Ministro del ramo. Porque la política turística tiene que llevarse a cabo por concertación y es muy importante que se escuche la opinión de los trabajadores. Desgraciadamente no ha sido así en esta legislatura. 

Es por ello que se exige a las administraciones y empresarios relacionados con la industria turística española que aborden los necesarios cambios que desde el punto de vista normativo se han de acometer, como son los que afectan a la oferta turística y a su grado de sostenibilidad y la calidad integral en los destinos turísticos del conjunto del Estado español. Para ello hay que modificar la Ley de Costas, que tras la reforma por parte del Gobierno del PP apuesta por privatizar el litoral, y aboga por un modelo insostenible desde el punto de vista medio ambiental. La reforma debe venir por la protección del litoral y del territorio así como del medio ambiente.

La máxima prioridad es la de invertir, en primer término, en recursos humanos, afrontando la apuesta por más y mejor empleo a fin de mejorar la relación precio-calidad-servicio, con el objetivo de conseguir que los millones de turistas que nos visitan se vayan con un alto grado de satisfacción; un objetivo que sólo se puede alcanzar apostando por un empleo de calidad y con derechos, basado en contratos fijos y fijos discontinuos. Hay que aspirar, en resumen, a la maximización de la calidad turística -"turista satisfecho, trabajador satisfecho"-. 

Para que esto ocurra, desde CC.OO. abogamos por la derogación de las reformas laborales tanto del PSOE como la del PP, para cambiar el actual modelo de relaciones laborales en materia de contratación, subcontratación, sucesión de empresa, despido y negociación colectiva, y así cambiar el actual desequilibrio de las relaciones laborales.

Al mismo tiempo, vamos a seguir impulsando la campaña específica contra la externalización de los departamentos, a nivel general, y, en particular, el de pisos. Esta campaña tiene varios ejes: por una parte, la inclusión en todos los convenios de las garantías salariales y laborales independientemente de que sean o no plantilla de los establecimientos hoteleros; o sea, que el convenio de hostelería se aplique a todo el mundo que trabaja en el hotel, sea de la empresa que sea. Por otra parte, denunciando los convenios estatales de empresas de multiservicios, que, en muchos casos, son fraudulentos. 

También tenemos que abordar la lucha contra el intrusismo y la economía sumergida a nivel general. Por lo tanto desde CC.OO. apostamos por la oferta reglada y la regulación de las viviendas turísticas. .Para ello es importante reforzar una actuación inspectora de turismo para la detección y corrección en la prestación de servicios turísticos en clandestinidad y en el cumplimiento de la normativa turística, y una actuación más preventiva para tratar de regular e incluir en la misma nuevas modalidades en la prestación de servicios turísticos, mejorando y actualizando la regulación de los actuales que permita el afloramiento y regularización de estas actividades, acorde con la realidad turística de calidad.  

Al mismo tiempo, se debe reforzar la Inspección de Trabajo con más inspectores y más medios, luchar contra la lacra del empleo sumergido y la precariedad laboral en sus distintas vertientes, que supone una situación de semi esclavitud, pérdida de profesionalidad y afectación a la calidad e imagen de la oferta turística. Además, ello conlleva una brutal competencia desleal para aquellas empresas que apuestan por la oferta reglada, un empleo de calidad, profesionalidad y el cumplimiento de los convenios colectivos sectoriales tanto en lo económico como en lo social.

En CC.OO. abogamos por una industria turística de calidad y de futuro, demandando al Gobierno que salga tras la celebración de las Elecciones Generales del 26-J que impulse un pacto en coordinación con las comunidades autónomas, las asociaciones patronales representativas, las asociaciones profesionales y los sindicatos mayoritarios del sector, en favor de una oferta reglada para hacer frente a una amplísima oferta de segundas residencias, viviendas vacacionales y alquiler de domicilios que están, en el mejor de los casos, en situación de alegalidad, y que erosiona no solamente el mercado, sino el propio medio ambiente urbano. Por lo tanto, se trataría de que afloren estas viviendas en beneficio de todos.

Igualmente se va a seguir reivindicando que el futuro de la industria turística debe llevar aparejadas inversiones a cargo de los empresarios y las administraciones públicas, mejorando los marcos de colaboración público-privada: inversiones en infraestructuras; en nuevas tecnologías; en conservación del patrimonio cultural, medio ambiente y territorial; así como en transportes públicos, servicios colectivos, equipamientos urbanos...; y siempre junto a la potenciación de la oferta cultural y de ocio.

Al mismo tiempo, pedimos el cambio del Estatuto del Consejo Rector de Turespaña, con el objetivo de que la promoción turística sea del interés general y no de 'lobbies' turísticos. Por ello pedimos la participación de los agentes sociales y económicos más representativos a nivel estatal como miembros del Consejo Rector. Sería razonable que en la próxima legislatura el gobierno contemplara crear la cartera del Ministerio de Turismo exclusivo, con el objetivo de poder gestionar con rigor la primera industria española, ya que la anterior legislatura ha dejado mucho que desear.

Nuestro reto es hacer del turismo un motor de nuestra economía, que sirva de palanca para el cambio hacia un nuevo modelo productivo, que ponga la economía al servicio de las personas en condiciones de igualdad, derechos, bienestar y sostenibilidad ambiental. Para ello confiamos, que las patronales del sector, los responsables políticos de las comunidades autónomas, así como los partidos políticos con representación en el Parlamento español y el próximo Gobierno que se configure, haga suyas las justas reivindicaciones y propuestas con el objetivo de generar más y mejor empleo.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión