Quién es quién: Lucía Montes Sánchez

Juan Antonio García Galindo

 

Recibo a Lucía Montes Sánchez en mi despacho una mañana de comienzos de diciembre, apenas dos semanas más tarde de la celebración del 40 aniversario de la Academia Gastronómica de Málaga, un 13 de noviembre, en la que ingresa cuando todavía las mujeres apenas formaban parte de la academia. Lucía Montes desborda simpatía y amabilidad, y deja entrever una cierta humildad que, sin embargo, hace más grande su personalidad. Siempre activa, no se ha conformado nunca con llevar sólo una vida de ama de casa, sino que su espíritu inquieto y emprendedor la llevará a participar, tan pronto se instala en Málaga, en círculos y en asociaciones que acabarán desembocando en su propio proyecto empresarial.

 

Madrileña de nacimiento (Madrid, 1939) y malagueña de adopción, Lucía Montes no sólo ha hecho de Málaga su lugar de residencia sino el destino de su vida y el de su familia. Casada con el antequerano Francisco Muñoz Arjona, a quien había conocido en su etapa universitaria, y con quien tiene cuatro hijos, se instalan en Málaga en 1966 en el emblemático edificio de La Equitativa en pleno centro de la ciudad, donde también estaban ubicadas las oficinas de la empresa Barreiros que dirigía su marido. Años más tarde se trasladan a vivir a su residencia actual en Pedregalejo, donde pudo desarrollar una vida social muy amplia en torno a sus amigos y familiares, y poner en marcha sus inquietudes empresariales.

 

A comienzos de los años 90, Lucía Montes empieza con el reparto de tartas y de postres a domicilio, que tuvieron una excelente acogida en los restaurantes importantes de la época: Frutos, Antonio Martín o El Refectorium. Continúa organizando eventos, asesora gastronómicamente al Hotel España de Benajarafe, y alquila los locales del antiguo restaurante Romara en el Paseo de Cerrado de Calderón para establecer allí su negocio de servicios de catering y celebraciones, que desde el primer momento llevará el nombre de Catering Lucía. 

 

Desde el principio fue consciente de las posibilidades que tenía una empresa de este tipo. Por aquellos años, sólo Lepanto y posteriormente Doña Francisquita ofrecían en Málaga los mismos servicios. Su prestigio fue creciendo paulatinamente por la calidad de su oferta, y no dudó nunca en solicitar la colaboración de los mejores establecimientos. Hacia la mitad de los años 90 ya mantiene una gran relación con la Escuela de Hostelería de La Cónsula, y desde el Palacio Monte de Miramar le encargan organizar todas las bodas de viernes y sábados, montando allí su propia cocina. Y en 1999 adquiere definitivamente los locales de Cerrado de Calderón, donde continúa en la actualidad, contando con las mejores instalaciones para ofrecer el mejor servicio. En 2007 se hizo cargo igualmente de la cocina del Instituto Internacional San Telmo de Málaga para atender a los estudiantes y profesores de los cursos que imparte dicha institución académica.

 

La innata inquietud de Lucía Montes se vería enriquecida con otras actividades de relieve social. La primera, por su labor en la Asociación Española contra el Cáncer en Málaga, de la que fue tesorera; y la segunda, al incorporarse a comienzos de los 90 a la Academia Gastronómica de Málaga, donde ocupa el sillón Montiño, a propuesta de Luis Cánovas del Castillo y de Juan Taillefer Pérez. Llegó a ser maestresala y vocal de la junta directiva. Por entonces sólo había cuatro mujeres en la Academia: Mª Pepa Estrada, Araceli Ramírez, Antonia Ojeda, y ella misma. De Mª Pepa Estrada, dice con admiración, que fue una mujer fuera de su época.

 

La empresa que en su día puso en marcha Lucía Montes hoy está regentada por dos de sus hijos, Elena y Eduardo Muñoz Montes, aunque ella continua al frente del mismo siguiendo muy de cerca la evolución del negocio. Una empresa familiar de prestigio conocida en toda la provincia, que sin apenas hacer publicidad sigue creciendo sólo por la confianza que genera en el cliente la calidad de su oferta y la amabilidad en el trato, que se transmite de boca en boca. Catering Lucía es hoy una referencia en el sector, gracias a la valentía y a la honradez de su fundadora, siempre dispuesta a poner la verdad y la calidad por delante.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión

Otras opiniones

  1. Pasa lo que pasa

  2. Por un empleo decente y un turismo socialmente responsable

  3. Noticiero Turístico enero 2018

  4. Almuerzo en el Restaurante Arte de Cozina

  5. El turista que llegó de Alemania