Juan Sendra

Socio de pleno derecho de A.S.E.T.H.A.N. y S.E.C.O.T. Málaga y estudiante universitario de Filosofía empresarial

Observaciones y experiencias sobre el liderazgo. “Enseñanzas de los errores y éxitos” (I)

El liderazgo puede que a veces sea una cuestión compleja, pero es accesible a todos y siempre se puede aprender. Se necesita tiempo, disciplina y esfuerzo necesarios.

El liderazgo está ligado a la práctica y a los resultados y, además, debe ser respetuoso con las personas. No cabe duda que el éxito de una organización, es decir, su capacidad de dar un buen servicio a sus clientes y obtener beneficios, se basa en la habilidad para construir un colectivo de personas motivadas, coordinadas y alineadas con los planes estratégicos globales. La clave para conseguirlo y así aprovechar esa casi única fuente de ventaja competitiva, es el liderazgo. 

L. I. D. E. R.: Cinco elementos e ideas básicas fundamentales para desarrollar el liderazgo.

1- "Liderar": Visión. Proyecto. Convencer. Competencias estratégicas.

2- "Inspirar": Comunicación. Confianza. Equipo. Competencias sociales.

3- "Destrezas": Competencia. Diversidad. Contribución. Competencias técnicas.

4- "Ejecución": Implementación. Gestión del tiempo. Disciplina. Competencia de gestión.

5- "Referente": Integridad. Voz propia. Ejemplo. Competencias técnicas.

1-1. L: Liderar: El líder tiene que tener: un proyecto, una dirección hacía donde ir; liderar es guiar hacia algún lado.

A) Visión: Una visión es un destino, la situación que se quiere alcanzar y que se propone como objetivo. Es una ambición que debe fascinar y atraer, y que se convierta en el propósito común y la razón de ser del colectivo. La visión debe ser capaz de cohesionar al colectivo, alinear sus esfuerzos y aportar ilusión y optimismo.

B) Proyecto: Ese sueño o visión se tiene que traducir en algo tangible, que toque pies en el suelo, es decir, en un plan que defina los objetivos concretos a alcanzar. Este proyecto puede tener forma de plan de negocio, pero tiene que constituir no sólo una herramienta de concreción y recordatorio, sino sobre todo una forma útil de comunicar interna y externamente el proyecto, por lo que tiene que ser corto, sencillo y claro para todos los públicos interesados.

C) Convencer: El líder sólo lo es si hay personas que lo siguen. Por tanto, no es suficiente con tener ideas claras de hacia dónde guiar a los demás, sino que un buen líder tiene que conseguir y convencer al colectivo de que le acompañe en este camino. Liderar significa también crear una ilusión compartida, y para ello hay que conectar con las personas del colectivo, conocerlas, escucharlas, saber cuáles  son sus necesidades, problemas y anhelos.

1-2. I: Inspirar: Una vez definido el proyecto, se debe saber inspirar y motivar a las personas que forman el colectivo, a través de una visión inspiradora que debe aglutinar esfuerzos y convertirse en un propósito común.

A) Comunicación: La comunicación es uno de los elementos más importantes para el liderazgo. Las claves pueden ser: la preparación (definir las ideas claves esenciales); la escucha empática (escuchar a las personas y ponerse en su lugar), la asertividad (defender una opinión sin atacar las demás) y la oportunidad (aprovechar el momento adecuado).

B) Confianza: Es el bálsamo por excelencia, el catalizador de un cambio total, en positivo, en la relación entre los líderes y las personas del colectivo. Para que un líder pueda conectar con las personas, ganarse su autoridad y enrolarlas en su proyecto, la confianza es una condición necesaria e imprescindible.

C) Equipo: Para conseguir conectar, inspirar y motivar a las personas, un buen líder, además de comunicar bien y generar confianza, tiene que ser un miembro más del equipo, con su rol y responsabilidades claras, pero formando parte de él. Es obvio: es difícil confiar y seguir a alguien que no se considera del equipo o de la comunidad. Un buen líder es cooperativo, delega y construye un marco para que las decisiones se tomen allí donde sea más práctico, de forma alineada y coordinada.

1-3. D: Destrezas: El equilibrio entre la vida personal y profesional, el cuidado del cuerpo (la correcta alimentación, sueño, etc.) son aspectos que un buen líder tiene que trabajar para ser sostenible y poder comportarse realmente como el motor de un proyecto. Las habilidades, competencias o destrezas personales son un elemento fundamental del perfil de un buen líder.

A) Competencia: Abarca desde la inteligencia hasta la formación (básica, especializada, idiomas, tecnología etc.) pasando por habilidades como la negociación, capacidad analítica, toma de decisiones, fuerza de voluntad, disciplina…

B) Diversidad: La única forma de aprender y progresar es, de hecho, la diversidad: rodearse y debatir con personas con miradas muy distintas a las propias.

C) Contribución: Liderar es servir, facilitar, contribuir, aportar valor a otras personas, al colectivo. Si no se vive el liderazgo desde esta perspectiva, lo que sucede es que: se manda, se impone, se ordena, y se hace por interés personal.

Los líderes son personas que hacen las cosas correctas; los administradores son personas que hacen las cosas bien. Los administradores dan órdenes. Los líderes comunican.

La mejor forma de conocerse uno mismo no es la contemplación, sino la acción. Esforzándose por cumplir con el deber, pronto se sabe de qué sustancia estamos hechos.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión