Gonzalo Fuentes

Secretario federal de la Política Institucional de la Federación de Servicios de CCOO

Moción del PP en el Senado sobre las camareras de pisos

Recientemente el grupo parlamentario del PP en el Senado ha llevado a la Comisión de Turismo y Energía una moción para debatir la problemática de las camareras de pisos. La moción ha sido aprobada sin tener en cuenta las enmiendas del resto de grupos políticos, que iban en la línea que, en su día, planteamos CCOO y UGT a todos los grupos parlamentarios, con el objetivo de que la moción tuviera un efecto real de cambiar las pésimas condiciones sociales y económicas que sufre el colectivo de las camareras de pisos.

Para ello se pidió que se derogaran las reformas laborales, prevenir con un plan de riesgos laborales o enfermedades profesionales, sistemas del control para la vigilancia de las cargas de trabajo de las camareras de piso. Además se planteó que atendiendo a que esta es una profesión predominantemente femenina, se tendrá en cuenta la perspectiva de género en todas las acciones que se vayan a desarrollar.

En ese sentido los grupos de la oposición plantearon que se deben remitir a la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo los estudios relativos a la prestación de estos servicios, al objeto de que se valore su posible recomendación como actividades que pudieran ser susceptibles de ser incluidas como especialmente penosas, peligrosas y, a efectos de jubilación anticipada, todas fueron rechazadas.
Desde CCOO estamos convencidos que la moción aprobada en la Comisión de Turismo y Energía del Senado, a propuesta del Partido Popular, tiene como objetivo el intentar "lavarse la cara" ante el colectivo de camareras y la opinión pública, y está cargada de cinismo y mentiras a partes iguales.

Empieza la exposición de motivos de la moción del PP hablando del "gran" Acuerdo Estatal Laboral de Hostelería (ALEH), de aplicación en todo el ámbito nacional para, a continuación, mostrar su preocupación por la salud laboral (enfermedades y lesiones músculos esqueléticas) de las camareras de pisos. El ALEH es un acuerdo que nació a iniciativa de CCOO y UGT de hostelería y que costó conseguirlo dos días de huelga en Semana Santa en 1992, y múltiples protestas y negociaciones con la patronal, pero quedó vacío de contenido a partir de la Reforma Laboral del PP de 2012, por la cual se rompía el espinazo de la articulación de la Negociación Colectiva, pasando a tener rango superior de aplicación los convenios de empresas, frente a los grandes acuerdos y convenios sectoriales.

Es la reforma laboral del PP (que es la que urge derogar) la que posibilita que no se puedan alcanzar acuerdos de ámbito estatal como es el ALEH que permitan proteger las condiciones laborales no sólo de las camareras de pisos sino de todos los grupos profesionales que, en el sector de hostelería, sufren condiciones especiales de penosidad en el trabajo.

Pero es que además, en el tema de salud laboral de las camareras, el PP rechazó las propuestas sindicales en la anterior legislatura para que se incluyera en el catálogo de enfermedades profesionales, las lesiones de manos y de espaldas de las camareras de pisos.

En sus peticiones concretas, el PP insta al Gobierno a:

1. Elaborar un Plan de Empleo Estatal Sectorial, negociado con interlocutores sociales, con comunidades autónomas, que aborden, desde las perfectivas multidisciplinares, las necesidades de estas trabajadoras del sector turístico y que tenga como objetivo mejorar las condiciones de trabajo, con particular atención a la estabilidad en el empleo, la jornada de trabajo y la seguridad y salud en el trabajo.
2. Intensificar, dentro del Plan integrado de Inspección  de Trabajo y Seguridad Social de 2017, las campañas de control de las condiciones de trabajo en las cadenas de subcontratación, que deberán adoptar un enfoque integral en su actuación y tener alcance multisectorial.

3. Señalar como sector prioritario a este colectivo de trabajadoras en el ámbito de la Estrategia Española de Seguridad Social y Salud en el Trabajo 2015-2020. Y realizar en el marco de los Planes de acción de desarrollo de la Estrategia Española de Seguridad Social y Salud en el Trabajo, con estudio sobre condiciones ergonómicas y psicosociales del trabajo con los hoteles, con el fin de orientar las medidas necesarias que adoptar para que las camareras de piso puedan realizar su trabajo de forma no lesiva para su salud, con revisión del Catálogo de Enfermedades Profesionales para, en su caso, incluir los trastornos músculo-esqueléticos y determinadas afecciones de columna propias de la actividad.

El primer punto sobre la promoción de empleo de las camareras es absurdo. Las camareras, igual que otros colectivos de hoteles, aún no han recuperado el nivel de empleo de antes de la crisis, a pesar de que las cifras actuales de producción y beneficios son muy superiores.

No se crea empleo porque hay un aumento de productividad inhumano que impide que más camareras puedan encontrar trabajo, ya que se hace mucho más trabajo con menos plantilla. Antes de la crisis estructural, que comenzó en 2007, muchas camareras nos hablan de 15-16 habitaciones por día. En 2017, con récord de turistas, se habla de hasta 30 habitaciones, en algunos casos.

Lo que es evidente es que el trabajo existente se ha precarizado más, con aumento de la eventualidad y los contratos a tiempo parcial y las externalizaciones. Esto no se resuelve en grandes debates de supercomisiones donde hay mucha gente, se resuelve vía BOE, reponiendo la causalidad en la contratación y el principio de trabajo estable como norma; se resuelve con la derogación de las reformas laborales que impiden que los acuerdos sectoriales en la negociación colectiva sobre estabilidad en el empleo tengan virtualidad sobre los convenios de empresas.

Por ello el colectivo de camareras de piso se ha visto enormemente afectado por los procesos de externalización, por lo que las cadenas hoteleras subcontratan empresas multiservicios que devalúan el salario en torno a un 40% sobre los convenios de hostelería. Situación que, además, influirá a la hora de la jubilación, ya que contribuirá a rebajar la cantidad que percibirán por pensión de jubilación tras su dura vida laboral.
El segundo punto es otro tema recurrente de la administración y del gobierno para no coger el toro por los cuernos. En primer lugar, la Inspección de Trabajo si no se dota de más recursos humanos y técnicos no puede garantizar que se cumplan las leyes laborales. Pero es que, además se trata de cambiar la legislación laboral para proteger el trabajo y la salud de quienes trabajan. Poco pueden hacer las Inspecciones si el empresariado esgrime las múltiples facilidades legales que le permiten mantener trabajo precario o subcontratado.

Por último, efectivamente es urgente introducir en el catálogo de enfermedades profesionales las lesiones de las camareras, pero el Gobierno hasta ahora ha venido oponiéndose a ello y ha encontrado un leal colaborador en las mutuas profesionales. Y ello a pesar de que la Sala de lo Social del Tribunal Supremo dictó, el pasado 5 de noviembre de 2014, una sentencia reconociendo el Síndrome del Túnel Carpiano en Limpiadoras como Enfermedad Profesional (Parador de Turismo de Gibralfaro de Málaga) y esta sentencia sienta jurisprudencia.

Pero tenemos que insistir en el principio de la prevención. No queremos enfermas profesionales, queremos trabajadoras sanas al final de su vida laboral. En un informe técnico del INSHT (I.T.B. 16.10) sobre carga de trabajo de las camareras de pisos, concluía que el consumo metabólico habitual en las tareas de las camareras de pisos requería de la aplicación de las medidas preventivas necesarias para reducir su carga de trabajo diaria. A fecha de hoy, como hemos señalada el problema es que la carga de trabajo diaria no se ha reducido, sino que se ha duplicado.

En conclusión, la moción del PP en el Senado busca engañar a la opinión pública en cuanto a que se muestra sensible con las dramáticas condiciones de trabajo a las que se ven sometidas el colectivo de camareras de pisos en España, en un momento en que éstas están encontrando eco en los medios de comunicación, cuando en realidad son las políticas y las leyes laborales impuestas por la mayoría absoluta del PP en la pasada legislatura, las que han llevado a este colectivo, en particular, y a otros muchos, en general, a ver degradadas sus condiciones de trabajo.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión