Rafael de la Fuente

Profesor invitado de la universidad de Cornell

La convención europea del paisaje

Mis compañeros de profesión y un servidor aprendimos muy pronto lo fundamental del paisaje como valor turístico indiscutible a través de una lección muy básica. En los hoteles o en los complejos turísticos en los que entonces trabajábamos las habitaciones que tenían una buena vista de un paisaje atractivo, ya fuera urbano o natural, siempre eran las más deseadas. Y, por supuesto, las más caras. Aprendimos pronto que el paisaje, junto con el clima, es el factor de atracción más potente que puede tener cualquier mercado turístico.

También tomamos entonces buena nota que con el paisaje no se juega. El incumplimiento de esa cláusula de garantía de buenas vistas desde una habitación de hotel podría crear problemas. Por ejemplo, la obligación de indemnizar al cliente defraudado. Y lo más temible, la deserción y la pérdida masiva de clientes y visitantes, cuantos éstos descubren un día que los atractivos que se esperaban simplemente ya no existen.

El Convenio Europeo del Paisaje o la Convención, como se la conoce en otros países, tutelado por el Consejo de Europa, nació en el año 2000 con el fin de unificar criterios en la protección y conservación de los paisajes europeos, tanto urbanos como naturales.

Se firma el convenio en Florencia, por eso se le conoce también como Convenio o Convención de Florencia. Lo firmaron y ratificaron la mayoría de los estados miembros, entre ellos España, siendo su entrada en vigor en nuestro país el 1 de marzo de 2008.

El Convenio tiene su origen en la proclamación por las Naciones Unidas del derecho fundamental de los ciudadanos a la protección del paisaje y el medio ambiente, derecho que inspira la Resolución 256/1994 del Consejo de Europa, en la que se invitaba al Congreso de Administraciones Locales y Regionales de Europa (CALRE) a "desarrollar, basándose en la Carta del Paisaje Mediterráneo adoptada en Sevilla [en junio de 1992], una convención marco sobre la gestión y protección del paisaje natural y cultural de Europa en su totalidad",reuniéndose el primer grupo de trabajo el Grupo de Trabajo en noviembre de 1994.

La Convención Europea del Paisaje -o Convención de Florencia– se firmó en esa ciudad italiana el 20 de octubre de 2000. Entró en vigor el 1 de marzo de 2004 con el número 176 de los tratados del Consejo de Europa.

No deja de ser el primer tratado internacional de la historia que se consagra exclusivamente a todas las dimensiones de la protección y conservación de los paisajes europeos. Además, el Convenio debería convertirse en una herramienta eficaz para la protección, gestión y ordenación del paisaje que abarca la totalidad de los paisajes europeos, y no sólo aquellos dignos de ser conservados por sus cualidades.

Tuve el honor de integrarme en uno de sus grupos de especialistas a partir de la conferencia internacional del Consejo de Europa sobre "Turismo Sostenible, Medio Ambiente y Empleo" celebrada en Berlín del 11 al 13 de octubre del año 2000. Es un honor y un privilegio que agradeceré siempre.
Por lo que se refiere a España no es fácil el compartir estas declaraciones tan esperanzadas como optimistas. El Convenio fue firmado por el Estado Español el 20 de octubre de 2000 en la ciudad de Florencia. Hasta el 6 de noviembre del año 2007 no se mandó expedir el instrumento de ratificación por parte de España y sólo el 5 de febrero de 2008 fue una realidad su publicación en el Boletín Oficial del Estado. Entró en vigor el 1 de marzo de 2008.

Esta tardanza nos hizo sospechar que quizás se va a seguir un camino legislativo muy parecido al que siguió gran parte de la legislación medioambiental y paisajística de España. Es decir, se firma, se ratifica, pero su cumplimiento se reduce al mínimo posible.

España es, sin la menor duda,uno de los países turísticos fundamentales de este planeta. Sus activos más importantes, entre los que figuran fundamentalmente el paisaje y sus grandes patrimonios culturales y naturales nos obligan a una infatigable y muy estricta labor de protección y gestión. La Convención Europea del Paisaje es por lo tanto un tratado internacional del máximo rango que nos permitirá la salvaguardia y la rentabilidad social de los legítimos intereses turísticos de nuestro país.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión