Gonzalo Fuentes

Secretario federal de la Política Institucional de la Federación de Servicios de CCOO

Dos excelentes noticias para las camareras de piso

La lucha de las camareras de piso se ha reflejado en dos excelentes noticias cargadas de simbolismo. La primera, la readmisión, por despido nulo, de la compañera Rosa Rodríguez Aragón, despedida por la dirección de la empresa Hotel Antequera Golf. El Juzgado de lo Social número 12 de Málaga ha declarado el despido nulo y condena a la empresa a su readmisión inmediata, al abono de los salarios dejados de percibir y a una indemnización, por vulneración de derechos de libertad sindical, por daños y perjuicios a Rosa Rodríguez, trabajadora del hotel con categoría profesional de camarera de piso y presidenta del Comité de Empresa por la candidatura de CCOO.

Rosa Rodríguez, sindicalista de CCOO, fue represaliada y, finalmente, despedida, por defender a sus compañeros y compañeras despedidos, al ejercer su función como representante de la plantilla en febrero de 2016, cuando sin justificación, el Hotel Antequera Golf, despidió a dos camareros y tres trabajadoras del departamento de pisos.

Cuando comunican a la delegada sindical de CCOO en dicha empresa estos despidos, le dicen que "los mismos se llevan a cabo porque no hace falta personal". Al respecto, la compañera Rosa, en su calidad de presidenta del Comité de Empresa, manifiesta a la empresa que los despidos no estaban justificados bajo ningún concepto, por lo que intentamos negociar con los abogados del hotel y con el administrador concursal a fin de encontrar una solución y evitar dichos despidos, pero toda negociación fue en vano.

Ante la negativa de la empresa de rectificar, el Sindicato de Servicios de CCOO de Málaga convocó una concentración en la entrada de dicho establecimiento hotelero, a fin de hacer público que se estaba destruyendo empleo estable para a posteriori contratar personal eventual y de empresas de trabajo temporal con peores condiciones laborales. Por ese motivo, y no otro, se despide a la presidenta del Comité de Empresa y delegada sindical de CCOO

Tras ello, la dirección del hotel revocó al comité de empresa y finalmente despidió a esta trabajadora. Hechos que esta organización sindical denunció y finalmente la justicia se ha pronunciado dando dos sentencias favorables, una sobre sus derechos como delegada sindical, por lo tanto la sentencia considera que la revocación del Comité de Empresa está fuera de derecho, y otra sobre el despido nulo a esta trabajadora.

La segunda y excelente noticia es la concesión del premio que otorga Andalucía-Turismo a Josefa García Lupiáñez, y el cual el sindicato de CCOO ve como un reconocimiento a la lucha del colectivo de camareras de piso. Por lo tanto, consideramos que la concesión del Premio del Turismo 2017 en la modalidad de 'Trabajador del sector' tiene un enorme simbolismo, más allá del merecido reconocimiento a la persona de 'Pepi' García Lupiáñez. Y es que este premio reconoce la lucha de las mujeres para incorporarse al mundo del trabajo y, en especial, de las camareras de piso, que llevan peleando desde hace décadas por visibilizar a un colectivo muy precarizado, especialmente tras la Reforma Laboral, y dignificar sus condiciones de trabajo.

La concesión de este premio a 'Pepita', como la conocen en su entorno, supone el reconocimiento a toda una vida de trabajo que comenzó en una fábrica textil de Málaga con apenas 14 años.

De carácter rebelde, contestatario y comprometido con los más desfavorecidos, comenzó a militar en las JOC (Juventud Obrera Católica) para pasar posteriormente a CCOO, aún en la clandestinidad. Tras ser despedida de dos fábricas por defender mejoras de las condiciones laborales y detenida por la policía en una manifestación, en 1978 empieza a trabajar en la hostelería como camarera de piso. De nuevo, en 1979 es despedida del hotel por participar en la gran huelga de hostelería que se organizó ese año.

En 1981 comienza a trabajar en los Apartamentos Sol-Timor, donde continúa en la actualidad. Al año siguiente, fue elegida miembro del Comité de Empresa en la candidatura de CCOO. En 1986, su compromiso sindical le lleva a realizar una huelga de hambre en la puerta del hotel contra el despido de una compañera, cuyo resultado sería la readmisión de esta compañera en otro establecimiento de la cadena. Años después, en 1991, sería de nuevo despedida. Comenzó para Pepita un nuevo calvario judicial que se cerraría tres años después cuando consiguió ser readmitida.

Su compromiso con la lucha sindical le ha llevado a formar parte de la Comisión Negociadora del Convenio Colectivo Provincial de Málaga, y también de las ejecutivas de la Federación de Hostelería de Andalucía, primero, y la Federación Estatal de Hostelería de CCOO, después. Desde su cargo de secretaria general de la Sección Sindical de la empresa Meliá Hotels International S.A., actividad que sigue compatibilizando con su trabajo de camarera de piso, cada día pelea por la dignificación del colectivo de camareras de piso, profundamente afectado por las externalizaciones y muy precarizado, y maltratado, en algunos hoteles.  

CCOO aprovecha este merecido galardón para agradecer a las mujeres y hombres que, como Pepita, luchan para que el turismo en nuestra comunidad conjugue prestigio internacional, calidad y servicio con unas condiciones laborales acordes con la excelencia perseguida. También nos anima a seguir luchando en los temas colectivos como que vamos a presentar próximamente en la Comisión de los Pactos de Toledo, como la anticipación de las jubilaciones con coeficientes reductores y otro de reconocimiento de enfermedades propias de la profesión.

Igualmente, el sindicato vuelve a insistir en la importancia de que este premio, que reconoce la labor de los profesionales del sector, sirva también para concienciar a los empresarios hoteleros de la necesidad de trasladar los magníficos resultados de visitantes, pernoctaciones y rentabilidad a las condiciones laborales de sus plantillas. Porque no es admisible que esta realidad tenga una Cara B ejemplificada en precariedad, temporalidad y falta de derechos laborales.

España y Andalucía se merecen un modelo turístico sostenible y socialmente responsable, basado en la calidad del servicio, así como en la estabilidad en el empleo, la cualificación y la formación profesional de los profesionales que lo prestan, frente a modelos cortoplacistas, centrados en la maximización del beneficio a costa de la competencia desleal y el 'dumping', las externalizaciones, el ajuste de costes laborales y el fraude de ley.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión