Roberto Baños

Ex-director de hotel y miembro de Asethan (Asociación Emérita de Turismo y Hostelería de Andalucía)

Algo tiene que cambiar ya

Otro año récord de turistas y ocupación en hoteles, restaurantes, bares, etc. y lo que te "rondaré, morena".

Los empresarios hoteleros están contentísimos por la altísima ocupación, por la larga temporada que va más allá de los meses habituales llamados de temporada alta. Están felices porque sus negocios van "viento en popa". La euforia por construir nuevos establecimientos, reconvertir viejos caserones en hoteles singulares y de lujo, por el trasiego constante de las cadenas hoteleras en adherir, asociar o incrementar su portfolio de nuevos establecimientos turísticos está a la orden del día, por algo será, la enorme plusvalía que adquieren los establecimientos pasado un tiempo es bien conocida por todos. Por todo ello, se me ha ocurrido preguntar a los trabajadores de hostelería cómo estaban de contentos.

La respuesta ha sido muy diferente pues "les da lo mismo" realmente. Sus salarios se han visto incrementados siguiendo el criterio de sus convenios colectivos (se imaginan la cantidad ¿no?) y, por consiguiente, no comparten la alegría de los empresarios de la que tanto se alardea. O sea, ni fu ni fa. Su buen año, o su buena temporada, ha sido igual a cualquier otra. 

El trabajo ha sido mucho mayor pues en muchas ocasiones son el mismo número de empleados los que sirven a 50 o a 100 personas y en otros casos contratan personal extra temporal, con lo que los salarios no sufren alteración alguna.

Antaño, ¿recuerdan la coletilla?: "¡Precios con servicio e impuestos incluidos!" Pues se suprimió el porcentaje de servicio, a cambio de fijar unos salarios más acordes con los tiempos que se vivían. Como existían categorías profesionales en cada departamento y se cobraba por puntos, los repartos no satisfacían a una parte de los trabajadores. 

Se pensó que eso era un avance social maravilloso, pero se cargaron los puestos de responsabilidad para los restos, la motivación por la alegría de ganar más si se aumentaba el trabajo y el compromiso del personal porque su empresa fuera más puntera. La realidad es que ahora los sueldos de la hostelería han quedado desfasados, pues entre la situación de mileuristas (¡cuántos lo quisieran!), la salvaje externalización actual en la que se encuentra, la supresión de categorías profesionales por parte de los empresarios etc., no es como para tirar cohetes. Señores, hablo de 1.300.000 (un millón trescientos mil) trabajadores de la hostelería en España, ¿les parece poco?

Ahora, permítanme que igual que hay personas que lanzan ideas y medidas cara al futuro, haga yo lo mismo, diciendo: Si un Gobierno autonómico puede crear una "ecotasa" para los turistas que llegan a su comunidad, o un Gobierno nacional puede modificar el IVA de un determinado producto aumentándolo o bajándolo siguiendo criterios variados, creo que ha llegado la hora de crear una "tasa de servicio" para la hostelería española, cuyo importe vaya directamente a todo el personal, y que su reparto fuese igual para cada uno de ellos.

Estoy propugnando por la creación de un impuesto añadido entre un 3% y un 5% en concepto de servicio, que estoy seguro que el turismo puede pagarlo y sería un gran estímulo para su dedicación al trabajo bien hecho. Dicho ingreso debería ser irrenunciable y exento de la ingerencia del empresario en la contratación del trabajador.

Podemos discutir de precios lo que quieran, así como de paquetes turísticos, y llegaremos a la conclusión que la demanda estaría dispuesta a pagarlo. Por otra parte, ¿no nos estamos quejando de la masificación de las ciudades y de los centros turísticos? Pues tal vez hasta nos serviría para seleccionar más a nuestros clientes. Además, no veo otra alternativa válida para conseguir en muy poco tiempo salir del agujero donde se halla ahora el verdadero motor del turismo.

El proceso de creación de este "canon" o "tasa" (que ya existe en algunos países bajo otro nombre, y en muchos aeropuertos), requiere muchas respuestas a la hora de su contabilización y reparto (menciono de pasada que sea para los que estén en contrato fijo o eventual, excluyendo a los de baja por más de equis días), y otras muchas preguntas que hay que hacer y responder; pero no dudo que sentados en una mesa: Ministerio de Turismo, Patronal, Sindicatos; Agencia Tributaria, Economistas y Trabajadores (estoy hablando de unas 15 personas apoyadas desde fuera por sus equipos) se podrá llegar a legislar y contabilizar de forma satisfactoria.

Entiendo que habrá rechazos inmediatos por tanto en cuanto vamos a saber de forma oficial cuál es el ingreso real de muchas empresas que hoy día desconocemos. Pero no es menos cierto, que el erario público también tendrá algún centimito más que recaudar de los perceptores. Subirá el gasto público de los afectados y, en una palabra, la cadena irá transmitiendo empuje y sinergias alcistas.

Ya sé que mi idea será "inmediatamente demonizada", acusada de sacrílega, de retroceso progresista, de loco de atar, y de muchas más cosas. Sólo espero que alguien de esos que llamo yo "avanzados", empiecen a desmenuzar mi propuesta. Que los sindicatos "despierten" para ofrecer soluciones rápidas, que procuren arreglar ya los problemas de los trabajadores de hostelería sin trasladarlos a años venideros y sin soluciones definidas que no convencen a ninguno porque nadie consigue hacerles engordar un poquito su paga mensual.

Creo que ha llegado la hora de que las empresas que están sólo preocupadas en ganar más y más empiecen a recapacitar pensando que sus ganancias son gracias al personal que trabaja y bien harían en repartir un poco de sus pingües beneficios entre sus colaboradores (qué iluso ¿verdad?). 

Las nuevas tecnologías han jugado en contra, se ha invertido en máquinas a cambio de suprimir puestos de trabajo (¿será que así se da más calidad de servicio?).

Si no optamos por soluciones "agresivas" como esta, posiblemente dentro de poco nos lamentaremos de no haberlo hecho antes.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión