Manuela González Mañas: “El III Plan de Calidad recoge la excelencia, la protección al turista y segmentos emergentes como la gastronomía”

Con una amplia formación y experiencia en la gestión de empresas, la administración pública y el desarrollo local, Manuela González Mañas, directora de Calidad, Innovación y Fomento del Turismo de la Junta de Andalucía, ha contribuido a impulsar destacadas iniciativas en Turismo Andaluz. En esta entrevista da cuenta de algunos de estos proyectos.

-Ya está listo el III Plan de Calidad Turística de Andalucía. ¿Cuáles son las bases que guían este documento?

-El Plan tiene tres líneas estratégicas: la excelencia; la innovación y formación, y la coordinación y el diálogo. El objetivo es impulsar un nuevo modelo de desarrollo turístico basado en criterios de calidad, accesibilidad y sostenibilidad en los destinos andaluces, promoviendo al mismo tiempo la innovación en la gestión turística y el apoyo a sectores poco consolidados. Esto hace posible la diferenciación y el liderazgo de Andalucía como destino de referencia a nivel internacional. Así, se recoge la protección a los consumidores, el impulso de segmentos emergentes, como la gastronomía y el turismo industrial, y la equidad. Este último aspecto se refiere a la igualdad de condiciones de todos los territorios, tanto para procesos de consulta y puesta en común, como para la implantación y desarrollo de proyectos específicos.

Además, el documento se ha desarrollado de forma coordinada y basándonos en el diálogo para habilitar todos los canales de comunicación y espacios destinados a la participación abierta y la codecisión. 

-¿En qué se centra la protección a los consumidores?

-En la protección de los derechos del turista evitando situaciones de desinformación y desamparo. Se hace a través del programa de destinos protectores, mediante la Unidad de Asistencia al Turista. Creemos que es necesario proteger al visitante para que haya calidad. La Consejería de Turismo y Comercio ostenta la responsabilidad de ofrecer productos y servicios turísticos que consigan alcanzar la satisfacción de quienes visitan Andalucía, posibilitando además que estas personas sean fieles al destino en un futuro. En este sentido, vamos a intentar que haya una mediación de los problemas que le puedan surgir a los turistas en la comunidad, con la coordinación de las oficinas de turismo y de las asociaciones de consumidores. Por ello, hemos firmado un convenio con las tres más representativas: Al-Ándalus, OCU y Facua.

-El Plan hará énfasis en el desarrollo de la gastronomía.

-Sí, desde hace un par de años venimos trabajando con las rutas ‘Andalucía, Paisajes con Sabor’, y ya tenemos cinco itinerarios que vinculan la naturaleza y el patrimonio con la gastronomía. El turismo gastronómico es muy interesante para generar sinergias y revitalizar la economía de cada una de las comarcas donde tenemos esos recursos. Entre estos itinerarios se encuentran el de los vinos de la Serranía de Ronda, en Málaga; el atún de almadraba y el vino de Jerez y Sanlúcar, en Cádiz, o el Ibérico andaluz, en Córdoba (Los Pedroches) y Huelva. Asimismo, se acaba de poner en marcha la ruta de los vinos de Sevilla y pronto firmaremos un acuerdo para desarrollar la de los vinos del condado de Huelva.

Además, se está creando en Granada una ruta que va a ser muy novedosa, basada en la gastronomía nazarí (con la colaboración conjunta de la delegación y la Universidad) y también estamos trabajando para crear otra de vinos granadinos; la cinegética en Jaén; la de las hortalizas y los vinos de Almería, y la del cordero segureño (en Almería, Granada y posiblemente Jaén).

-¿Qué otras iniciativas existen para fomentar la unión de gastronomía y turismo? 

-Estamos desarrollando las 'Jornadas Destinos Andalucía', que ya han tenido lugar con éxito en La Carolina y Baños de la Encina (Jaén), la Sierra de las Nieves (Málaga), el Levante almeriense (Vera, Garrucha y Mojácar), la Sierra Norte de Sevilla y los paisajes trogloditas de Granada. Ahora vamos a impulsar esta iniciativa en la Subbética cordobesa y Río Tinto. Este proyecto surgió porque nos percatamos de que había zonas de la región con mucha potencialidad que necesitaban una promoción. El año pasado hicimos las primeras jornadas destino Alpujarra almeriense y tuvieron una gran acogida. De este modo, pretendemos dar herramientas a los empresarios y agentes sociales para que construyan productos turísticos, al tiempo que promocionamos ‘in situ’ lo que tenemos. Para ello, organizamos tanto famtrip como presstrip con profesionales que nos acompañan en las jornadas. Los ponentes ofrecen formación relacionada con diferentes temáticas y después se visita todo el entorno, conociendo especialmente la oferta cultural y gastronómica. 

Así, queremos poner de  manifiesto que Andalucía no es sólo sol y playa o naturaleza sino que tenemos mucho que ofrecer.

-También fueron un éxito las jornadas gastronómicas que organizaron en las principales ferias de turismo, ¿van a repetirlo este año?

-Por supuesto, actualmente el equipo creativo está trabajando en ello, queremos impactar a los profesionales del turismo. Además de Fitur, WTM e ITB nos hemos abierto a otras citas especializadas en otros sectores. Así, por ejemplo el año pasado estuvimos en Vinitaly, en Verona, que es la feria más importante de vinos de Europa, y acudimos con el reclamo de Jerez como Ciudad Europea del Vino. Este año tenemos varios convenios firmados a través de las rutas 'Paisajes con sabor', y el segmento gastronómico tendrá un papel relevante en la promoción de la región. 

-¿Funciona bien la Escuela Hotel Santo Domingo de Archidona? 

-Muy bien, el éxito está más que constatado, con un 83% de inserción laboral y más de 500 alumnos que ya se han formado allí. A través de los módulos que se imparten (jefe de cocina, jefe de sala, gobernante/a de hotel, jefe de recepción y gestión de alojamiento rural), se conjuga desde el primer día la formación teórica con la práctica, y los alumnos salen con un elevado nivel. Así, invertimos en formación y cualificación. 

-¿Qué importancia tiene la formación en la calidad del destino?

-Es fundamental. Tenemos claro que los profesionales del turismo son los que hacen que un destino tenga calidad y para ello es muy importante que estén formados en los servicios que prestan y que conozcan su trabajo a la perfección. 

Además, la formación está íntimamente ligada a la innovación, que es la razón de ser de centros como Andalucía Lab, donde ofrecemos a los profesionales herramientas que coadyuven a la mejora en la gestión empresarial de establecimientos turísticos, favoreciendo el desarrollo de segmentos innovadores y poco consolidados. De este modo, se responde a las nuevas motivaciones y exigencias de los turistas, lo que a su vez, contribuye a la ruptura de la estacionalidad del sector y al impulso del empleo generando nuevos flujos y corrientes turísticas. Creemos que es responsabilidad tanto de la administración como de los empresarios que los trabajadores estén bien formados y por eso queremos incluirlo en el desarrollo normativo del sector.

-¿Se refiere a la modificación de la categoría hotelera para incluir este tipo de parámetros?

-Sí, queremos que no sólo cuenten las medidas de las habitaciones, la ubicación o la superficie de los ‘hall’ sino que la formación, la accesibilidad, la responsabilidad social y la medioambiental de las empresas se vean reflejados en la clasificación de las estrellas que lucen en las puertas de sus establecimientos. También estamos estudiando que los criterios se relacionen con la apertura de hoteles durante todo el año y que los servicios que se presten cuenten con suficiente personal. 

-¿Cómo afecta la precariedad laboral en la calidad del servicio que se ofrece al visitante?

-Afecta directamente, no se puede dar un buen servicio si hay una persona haciendo el trabajo de tres, porque se pierde calidad. Si además se hacen subcontratas a empresas externas que te presentan un servicio por muy poco dinero, éste no es bueno. No es proporcional ni razonable el crecimiento turístico que estamos teniendo en Andalucía en estos últimos años con la creación de empleo. La calidad requiere que el personal esté cualificado y además que sea suficiente para la prestación de ese servicio. El empleo es precario y estacional; aunque en verano ascendió, ya veremos que cuando acabe la temporada alta vuelven a subir los índices de paro, sobre todo en el sector servicios.

-En cualquier caso, el turista sale satisfecho de la región. En su opinión, ¿cuál es el nivel de calidad en los servicios que se ofrecen?

-En general es bueno, tenemos una planta hotelera magnífica, sobre todo si se compara con la de otros países europeos. Por ejemplo, los mejores hoteles de Noruega aquí no tendrían ni tres estrellas. 

Además, ofrecemos unos servicios muy competitivos, un clima excepcional, unos paisajes espectaculares y una gastronomía superior, a lo que se suman los propios andaluces, que somos los mejores embajadores de nuestra tierra. Por ello, estimaría que el nivel es de 8 sobre 10. En otros destinos se está bajando mucho la calidad, con un turismo lowcost, en el que también aparece el problema de los alojamientos turísticos ilegales.

-Ustedes lo están regulando actualmente en Andalucía.

-Sí, en la región existe una oferta reglada que incluye hoteles (también hostales y pensiones), apartahoteles, apartamentos turísticos, casas rurales y viviendas turísticas rurales. Con la última modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) nos transfirieron las competencias en materia de viviendas turísticas a las comunidades autónomas. Así las cosas, entre la coyuntura económica y la bolsa  de segunda vivienda que hay en Andalucía, muchos particulares ponen sus casas en alquiler turístico; incluso constructores y portales de Internet alquilan viviendas particulares.

Por otra parte, la realidad nos supera porque existen segmentos de mercado para cada una de las modalidades como los Bed and Breakfast, que están por toda Europa. Hay un mercado sumergido que tiene que emerger, con una actividad que no se declara. Por eso, estamos haciendo un decreto de viviendas de uso turístico en el que intentamos regular esa oferta de plazas de alojamiento que sale al mercado, para que tenga constancia de las mismas la Agencia tributaria. 

De este modo, se evita que no se preste un servicio de calidad y que los usuarios no tengan derechos reconocidos.

-¿Qué relevancia tienen las certificaciones de calidad para el destino?

-Son muy importantes para asegurar que se cumplen unos estándares de calidad. Siempre son positivas aquellas metodologías de trabajo y proyectos que contribuyan a generar destinos turísticos basados en la calidad  y la  excelencia.  

Certificaciones como ISO, EMAS y SICTED son imprescindibles. El SICTED es un acercamiento a la calidad en la globalidad del destino, en todas las influencias turísticas: la accesibilidad, la producción, el medio ambiente… En 2012, los destinos andaluces con esta certificación eran 17 y actualmente son 22. Esta es una buena prueba de la calidad tanto de los servicios públicos como privados de la comunidad.

-El turismo industrial también tendrá un especial protagonismo en el III Plan de Calidad. ¿Qué otros segmentos emergentes son significativos?

-Estamos editando unas guías específicas de turismo industrial, el año pasado presentamos la primera guía en colaboración con la Diputación de Sevilla, a través de Prodetur, y ya estamos trabajando en las guías de Huelva, Almería y Cádiz. 

Por otra parte, estamos centrándonos en el turismo astronómico y la certificación Starlight; se ha reconocido a Sierra Morena y a la Sierra Sur de Jaén como reserva Starlight y queremos formar guías de turismo astronómico e impulsar la tematización de estas zonas. Destacan también Sierra Nevada y la sierra de Almería, entre otras muchas, ya que Andalucía cuenta con uno de los cielos más limpios de Europa. De este modo, queremos aprovechar el destino e impulsar nuevos productos.

-Es el caso de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre, que llama cada vez más la atención de los turistas. ¿Qué proyectos de colaboración han previsto para la próxima temporada?

-El año que viene es el aniversario de la escuela de Viena y vamos a actuar junto a la escuela austriaca, francesa y portuguesa. Y ahora estamos negociando con los países árabes para realizar proyectos conjuntos. También tenemos acuerdos de formación con países de Latinoamérica y de América del Norte. Con estas instalaciones queremos reinventarnos, se está tratando de innovar en el espectáculo y también estamos apostando por la formación y la tecnificación ecuestre. En este aspecto, vamos a homologar la REAAE como centro de Formación Profesional. También hemos previsto un potente plan de marketing. El año pasado no sólo hicimos una gran gira por plazas de España sino que estuvimos en ferias y destacadas citas en Europa. Estamos trabajando con Extenda para sacar este producto fuera de nuestras fronteras.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión