Luis Callejón Suñé: “Tenemos que atraer a un cliente que gaste más”

Por las venas de Luis Callejón Suñé corre el ADN del turismo, ese material genético único que recopila la historia de una industria que configuró el futuro de la Costa del Sol para siempre. Su padre, Luis Callejón Blanco, es un auténtico histórico en el litoral malagueño ya que, entre otras muchas cosas, fue director de hoteles emblemáticos como Byblos, Las Pirámides, Skal y Castillo de Santa Clara, y uno de los fundadores de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos). Luis Callejón Suñé continua los pasos de su progenitor alzándose con la presidencia de esta importante patronal hotelera, la más antigua de España. El nuevo líder de Aehcos, que recoge el testigo del anterior presidente, José Carlos Escribano, es arquitecto, pero tiene un gran bagaje en el sector gracias al conocimiento heredado y a que desde hace 15 años es miembro de la junta de gobierno de Aehcos, en la que fue vicepresidente primero durante el periodo liderado por Salvador Vilches. 

-¿Por qué ahora, por qué en este momento Luis Callejón Suñé es presidente de Aehcos?

-Bueno, porque quiero dar continuidad a las políticas que ha estado desarrollando José Carlos Escribano durante su mandato y, después de 15 años en la junta de gobierno, creo que ha llegado el momento. Además, he tenido algún que otro empujón por parte de mis compañeros para que dé este paso.

-¿Y de su padre?

-[Risas] Sí, él también ha empujado. Pero han sido más desde dentro de la propia asociación.

-¿Qué destacaría de los ocho años de gestión de Escribano?

-Creo que el trabajo que ha desarrollado José Carlos junto con la administración pública para bajar los niveles de la estacionalidad ha sido fundamental. También el apoyo a las nuevas tecnologías, a las que aún tenemos que abrirnos más, y la gran promoción que ha sabido desarrollar en este tiempo.

-Aehcos estos últimos años ha tenido que enfrentarse a la realidad de la crisis económica. ¿Cree que la asociación ha sabido hacerlo?

-Sí, hemos hecho nuestros deberes y hemos logrado ser la industria motor, no sólo de Andalucía, sino de toda España en estos años duros. De hecho, si no hubiese sido por el turismo nos habría costado a todos muchísimo más salir hacia adelante. En la industria turística hemos sabido enfrentarnos, incluso inmersos en nuestra propia crisis, a todos los retos que han sufrido el resto de los sectores empresariales. Porque nosotros no sólo proporcionamos alojamiento a nuestros visitantes, sino que nosotros proporcionamos a nuestros clientes todas las comodidades, enriqueciendo de este modo el entorno en el que se ubican los establecimientos hoteleros. El movimiento turístico ha generado movimiento económico lo que nos ha permitido a todos mantener una buena posición. El turista no sólo viene a dormir en nuestros hoteles, sino que el turista viene y gasta en la Costa del Sol y el resto de la provincia.

-¿Qué objetivos pretende alcanzar durante su primer mandato?

-En primer lugar me gustaría, viendo el momento en el que estamos de nuevas elecciones, solicitar lo que necesitamos desde hace ya mucho tiempo: un Ministerio de Turismo en exclusiva, un ministerio que no esté dividido. Nosotros hemos dado el callo en estos años de crisis y creo que el turismo ha demostrado que es una industria lo suficientemente potente para que contemos con un elemento de estas características. 

Mi segunda preocupación es seguir luchando contra la estacionalidad y buscar la fidelización de nuestros clientes. Este punto es básico porque tenemos que tener en cuenta que ahora vamos a recibir muchos clientes nuevos que buscan en España la seguridad que no existe en otros destinos turísticos. Y a ese nuevo cliente, o el cliente que vuelve a nosotros después de haber elegido otros destinos, tenemos que recordarle que la Costa del Sol es un lugar fantástico que visitar y al que regresar.

Por último, incidir una vez más en una reclamación que ya es histórica: la de la necesidad del saneamiento integral. Hay que coger ya el toro por los cuernos porque a la larga, como no lo hagamos, este asunto nos va a terminar pasando factura. Y viene de largo: mi padre hace poco me enseñó un artículo del año 1978 en el cual él ya pedía que se llevara a cabo el saneamiento integral. Y de eso hace ya casi 40 años. ¿Qué es lo que tiene que pasar para que se haga?

-Teniendo en cuenta esto, ¿cree que los empresarios y las administraciones públicas hablan entre sí lo suficiente?

-Sí, hoy en día nos hemos dado cuenta de que los unos sin los otros no somos nadie, y por eso vamos de la mano en muchas cosas. Siempre hay que concretar cosas y siempre hay que discutirlas, pero creo que hay una buena conexión entre ambas partes.

-¿Cómo se plantea la temporada alta que estamos a punto de vivir?

-Seguimos subiendo. Las pernoctaciones están aumentando en un orden de entre un 5 y un 6%. Pero esto no significa que ya podamos tirar las campanas al vuelo, porque tenemos aún unos precios que son anteriores al 2008. No hemos podido subir los precios porque con la subida del IVA turístico nosotros tuvimos que bajarlos: los touroperadores no entienden de IVA y los clientes menos. Y esta situación debemos mejorarla, porque el cliente que tenemos ahora es un cliente que tan sólo nos permite cubrir gastos. No es lo suficientemente rentable. Por eso tenemos que consolidar este cliente y además atraer a los de mayor rentabilidad. 

-Para ello la actualización de la planta hotelera es primordial.

-Claro, es fundamental. De hecho, ahora el cliente demanda sobre todo que los establecimientos sean sostenibles. Ya nos están tocando en la puerta y diciendo que vayamos cambiando porque los clientes que vendrán en el futuro tienen nuevas necesidades. Es básico que nos centremos para ello en la reforma y rehabilitación de nuestros establecimientos. Y para ello necesitamos la ayuda de la administración con, por ejemplo, la bajada del IVA turístico. Si eso se produce, nosotros seríamos más rentables y podríamos aumentar la inversión.

-¿Cuál cree que es el mayor problema con el que se enfrenta el sector?

-Todo suma, pero principalmente la rentabilidad de los clientes. Por eso, como decía, tenemos que buscar un cliente rentable, que gaste en todo el entorno. Tenemos que aprovechar que contamos con una marca reconocida mundialmente y atraer a ese tipo de visitante. Reestructurarnos de tal modo que el turista que venga sea de mayor calidad. Y todo esto manteniendo un equilibrio para tratar de escapar de la masificación, aunque sin olvidar que vivimos del turismo, que el turismo supone riqueza para toda nuestra sociedad. 

-Para acabar, si sólo pudiera decirle una cosas a sus asociados, ¿qué sería?

-Unión. Que mantengamos la fuerte unión que hemos tenido a lo largo de los años y que vayamos todos a una en el sector para luchar por cubrir todas nuestras necesidades en común. 

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión