José Ortiz: “Queremos recuperar el alma de Torremolinos”

El actual primer edil de Torremolinos desgrana las acciones en materia de turismo que se van a acometer en una de las localidades más señeras de la costa del sol.

José Ortiz hizo en 2015 algo que parecía imposible: arrebató la alcaldía de Torremolinos a Pedro Fernández Montes después de 20 años de mayorías absolutas. De este modo, Ortiz devolvió al PSOE el Consistorio de uno de los municipios costasoleños más importantes. Un triunfo que fue alcanzado gracias al apoyo de Ciudadanos y de Costa del Sol Sí Puede, lo que dice mucho de la gran capacidad de diálogo de este empresario de 53 años que se presentó por primera vez como cabeza de lista de su partido en las elecciones de 2011. Aunque ya era concejal desde 2007, en tan sólo cuatro años José Ortiz ha logrado un hito verdaderamente histórico, y desde que se hizo con la alcaldía no ha parado de trabajar para regenerar democráticamente la ciudad.

-En materia de turismo, ¿cuál considera que es el mayor problema hoy en día de Torremolinos?

-Tenemos que hacer un esfuerzo enorme en mejorar nuestros estándares de calidad. Torremolinos se ha movido hasta ahora, y estamos muy orgullosos de ello, en unas cifras muy importantes. El número de pernoctaciones es muy elevado, así como el de plazas hoteleras disponibles; un millón de turistas nos visitan. Pero quiero renunciar a ofrecer cifras de cantidad para empezar a hablar de indicadores de calidad. Vivimos en un mundo muy competitivo, el turista cada día es más exigente. Y en ese sentido nosotros vamos a vivir tres años muy importantes durante los cuales nos van a visitar turistas que no venían antes a esta zona, por lo que debemos ofrecerles estándares de calidad que los fidelicen. Y no sólo queremos quedarnos en ofrecer la máxima calidad posible, sino también una oferta turística singular y diversificada. 

Torremolinos, como muchas otras ciudades, ha vivido hasta ahora de un modelo muy exitoso de sol y playa, cosa que vamos a seguir potenciando ya que tenemos más de 300 días de sol al año. Pero necesitamos dotar al centro urbano de un valor que permita al turista por las tardes, por ejemplo, visitar y encontrarse experiencias nuevas y complementarias con nuestra oferta de sol. 

-¿En qué se centrará esta diversificación?

-El eje será la cultura. Sobre todo volver a los orígenes de Torremolinos, en los años 60, cuando la ciudad era sinónimo de vanguardia, multiculturalidad, modernidad, de apuesta por los nuevos talentos y valores... Era un espacio de libertad no sólo para el visitante sino para el propio creador: Torremolinos era un espacio de inspiración. Y eso queremos recuperarlo. Para ello hemos comenzado cerrando al tráfico una de las calles principales de la ciudad y convirtiendo el centro histórico en una exposición abierta con obras de Elena Laverón. Es un museo al aire libre y así, además de disfrutar del clima, se puede disfrutar de exposiciones, de música, de arte... de cultura en la calle.

En este sentido estamos desarrollado un plan para dotar de alojamiento en los meses de invierno a nuevos creadores que durante un tiempo busquen inspiración en la ciudad y parte de su obra pueda quedarse aquí. Esto es interesante para atraer y para dotar a Torremolinos de un mayor patrimonio artístico. De este modo, además podemos completarnos y complementarnos con Málaga. Así no tenemos que competir, y cubrimos una faceta del arte que complemente la oferta cultural de Málaga: con arte urbano, potenciando el turismo LGBT, el turismo de deporte extendiendo la oferta al mar, recuperando la Sierra de Torremolinos con un gran parque periurbano, recuperando nuestro importante patrimonio arquitectónico... Poniendo en valor edificios emblemáticos como el Hotel Pez Espada, nuestro Palacio de Congresos y Ferias, la Casa de los Barrabino, el Molino de Inca con su precioso jardín... La recuperación de los molinos de la ciudad es fundamental y conjuga la tradición con lo moderno. 

-En todo este plan, ¿cómo encaja el proyecto del gran centro comercial que se va a edificar en la localidad?

-Con respecto a este proyecto, y muchos otros, estamos trabajando muy a fondo desde el área de Urbanismo con las diversas administraciones de la Junta de Andalucía para sacar el PGOU adelante, porque esto afecta a los convenios de los grandes planes, como éste del Grupo Intu Properties. Este consorcio ha hecho una apuesta por abrir un centro comercial temático, con un nuevo concepto, que se edificará en la zona conocida como Molino del Viento. Con ello pretendemos revalorizar el modelo de comercio de Torremolinos. Es otro proyecto de complemento para el turismo, que permite a nuestros visitantes disfrutar de un espacio de ocio y de compras. Además tendrá una influencia no sólo en nuestro entorno sino en toda el área metropolitana de Málaga. Esto supone una inversión enorme de cerca de 700 millones de euros con una gran proyección que puede atraer a numeroso público, principalmente británico, y que generará de igual modo grandes cifras de empleos directos -se prevén más de 3.000- e indirectos que beneficiarán a toda la provincia. 

-¿Para cuándo está previsto el comienzo de las obras?

-En cuanto se habilite el PGOU, pero podríamos decir que los trabajos comenzarán a finales de este año. De este modo, la promoción, una vez que esté abierto el centro comercial, será bidireccional ya que el grupo publicitará en el mercado emisor este centro y, por tanto, la ciudad y el resto de la provincia. 

-A corto plazo, ¿cuáles son los proyectos destacados para este 2016, los más urgentes?

-Para este 2016 tenemos planeadas tres fases. La primera, que es fundamental, es profundizar en la democracia, es decir, en la participación de todos los grupos en el desarrollo de la gestión, poniendo en marcha la junta de portavoces, abriendo el pleno a la participación ciudadana, con una mayor transparencia... Estamos normalizando un Ayuntamiento que en muchos aspectos viene de un gran retraso y tenemos que dar libertad para trabajar, para expresarse y aportar ideas.

La segunda: la regeneración de la inversión pública y privada para la captación de empleo y de recursos. En este sentido, estamos trabajando en una mesa de participación con técnicos para reconfigurar la peatonalización y el equipamiento urbano de zonas como la plaza Costa del Sol y la plaza de la Nogalera, y potenciar el desarrollo sostenible. De hecho, en plaza Costa del Sol se inaugurará un mercado gastronómico con productos de la provincia con la ayuda de Diputación y su proyecto de 'Sabor a Málaga'. 

Y tercero, la puesta en marcha de grandes planes. Para esto, por ejemplo, Torremolinos ya ha solicitado fondos europeos para su evolución a través del Proyecto DUSI (Desarrollo Urbano Sostenible Integrado). Es la primera vez que Torremolinos pide fondos europeos, fondos necesarios para la recuperación de nuestros centro y que aumentará la inserción laboral de muchos colectivos. Y ya estamos viendo frutos de estas acciones: se comienza a crear tejido empresarial y han vuelto a la ciudad grandes grupos empresariales. Un ejemplo de esto es que el Hotel Las Palomas ha sido adquirido hace poco por un grupo inversor mallorquín.

-Con todos estos planes en mente, ¿cómo imagina el futuro de la localidad dentro de diez años?

-Esta pregunta es muy importante porque nadie puede pensar que todas estas cosas se pueden hacer en sólo cuatro años. La transformación en profundidad de la ciudad requiere un plan estratégico, y entre ocho y diez años como mínimo de trabajo. En cuatro año podemos hacer un cambio muy importante pero el cambio transcendental, el cambio de imagen exterior, requiere mucho trabajo y tiempo. En una década Torremolinos tendrá una proyección nueva a nivel nacional e internacional, los turistas tendrán otra concepción de la actual.

-Por último, si sólo pudiera sacar adelante una de sus acciones para Torremolinos, ¿cuál sería?

-Recuperar el espíritu de la ciudad recuperando las calles, las plazas, los edificios... que en su día fueron apreciados por gente del arte y la cultura a nivel mundial. Un espíritu que está ahí, sólo necesitamos recuperar esos espacios y volver a ponerlos en valor para que Torremolinos ofrezca algo más que sol y playa. Esa es la transformación real, porque hablamos de recuperar el alma de la ciudad. Porque, en definitiva, lo que queremos es que Torremolinos, esa ciudad que enamoró a nuestros padres hace décadas, enamore del mismo modo a todos aquellos que ahora nos visitan.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión