Turismo a ritmo de pedales

Albert Einstein dijo una vez que la vida es como una bicicleta, que hay que pedalear constantemente hacia adelante para no perder el equilibrio. Y eso mismo se puede decir de la oferta de Andalucía, ya que la comunidad nunca ha parado de ofrecer nuevas formas turísticas acorde a una demanda cada vez más variada. Siempre tratando de alcanzar el futuro, la región ha sabido mantenerse a la cabeza del sector, siendo un referente para el resto del país. 

En este sentido, el cicloturismo representa un nuevo baluarte a potenciar, que se añade a la ya extensísima oferta disponible en la comunidad, y que además cubre una demanda cada vez más requerida por nuestros visitantes. La implantación de un medio de transporte como la bicicleta está muy anclada en otros países del mundo en los que las bicicletas suponen un parque móvil muy destacado, que incluso en algunas ocasiones llega a superar otros medios considerados como tradicionales. Holanda es un ejemplo de estos países, donde es más fácil que nos arrolle una bicicleta que un coche.

No es por ello de extrañar que una vez que llegaban a España, muchos de nuestros visitantes echasen de menos la posibilidad de pasear por las calles de Andalucía pedaleando sobre dos ruedas. Y es que la bicicleta además de ser un medio de transporte cuyo uso se ha vuelto poco a poco a abrir camino, también se emplea para realizar turismo, para hacer deporte y para el ocio en general. Algo que desde hace algún tiempo la Junta de Andalucía ha comenzado a potenciar gracias al Plan Andaluz de la Bicicleta aprobado en 2014. Este proyecto pone en valor más de 3.080 kilómetros de vías de carácter autonómico y que poseen un potente atractivo turístico. Desde rutas urbanas a senderos rurales en su mayoría, con un total de 2.625 kilómetros, estos trazados son caminos ya existentes que se delinean sobre vías pecuarias y pasos rurales, por lo que las actuaciones de la Consejería de Fomento y Vivienda -quien desarrolla el plan- y la Consejería de Turismo y Comercio –quien lo da a conocer- van destinadas a su adecuación, señalización e interconexión. El plan pretende de este modo poner en valor un recurso que Andalucía ha tenido desde siempre y que con una inversión muy bien delineada está ofreciendo unos resultados espectaculares.

Lo mejor de la bicicleta es que se puede enfocar desde cualquier perspectiva que se desee: se pueden realizar rutas de montaña con diversos niveles de dificultad, competir en campeonatos de ciclismo, o simplemente dar tranquilos paseos con una bicicleta de alquiler por algunos de los amplios y espaciosos paseos marítimos andaluces. Pasear tranquilamente sobre una bicicleta, bajo el sol, con la refrescante brisa del mar en la cara, ¿hay algo más relajante? 

Las bondades del clima de Andalucía la hacen perfecta para coger la bicicleta, por lo que es un verdadero misterio que no se hayan impulsado mucho antes iniciativas como el carril bici en todas las provincias. La peatonalización de gran parte de los cascos históricos sumado a estos carriles, provoca un redescubrimiento de los pueblos y ciudades. Y esto se suma a una oferta ya existente, que de esta forma se ve complementada y origina beneficios evidentes en todos los estratos: económicos, medio ambientales, sociales… El uso de la bicicleta genera nuevas formas de negocio, como su alquiler y su mantenimiento, y reconfigura la movilidad de los espacios urbanos y rurales, con una disminución del transporte privado de vehículos, lo que además repercute positivamente en la sostenibilidad de la región.

Ejes de crecimiento

Los ocho ejes autonómicos para emplear la bicicleta de montaña recorren Andalucía de este a oeste, y de norte a sur, de manera que se encuentran en las zonas de Sierra Morena, el Guadalquivir, la Campiña-Subbética, el Sur y el Litoral, en Sierra de Huelva y Campo de Gibraltar, en Genil y la Costa del Sol y en la zona de Cazorla-Carboneras. Estos ejes abarcan todo tipo de niveles de dificultad, así como modalidades que comprenden la práctica de rallys, el descenso libre, el freeride, el trial… que se pueden disfrutar en una variedad de paisajes casi infinita. Sea cual sea el gusto de los ciclistas, en Andalucía podrán satisfacer sus deseos a la hora de coger una bicicleta.

Existen cientos de rutas y miles de combinaciones, pero podemos poner algunos ejemplos destacados de ciclismo de montaña como los que se desarrollan en Sierra Nevada, La Alpujarra, en Sierra Cabrera y en Vejer. El contacto con la naturaleza en estos parajes no puede ser más directo, por lo que representan algunos de los enclaves más espectaculares para practicar ciclismo de montaña. Además, en las zonas donde se han desarrollado rutas se organizan habitualmente excursiones guiadas para conocer los lugares más bellos de la geografía andaluza. Recónditos lugares que hasta ahora eran de difícil acceso y las formas de llegar a ellos eran mucho más agresivas e irrespetuosas con el medio ambiente.

Bicicletas por la ciudad

El Plan Andaluz de la Bicicleta es ambicioso y no se olvida de los pueblos y ciudades, por lo que prevé una red de más de 5.000 kilómetros de vías ciclistas metropolitanas, urbanas y rurales. El objetivo es llegar al año 2020 con una infraestructura que consiga que el 10% de los desplazamientos del día a día se realicen en bicicleta (en Sevilla ya se roza ese porcentaje, por lo que el objetivo es llegar al 15%).

Así, gracias a este plan, Málaga pasará de 93 kilómetros de carril bici a cerca de los 250; a Sevilla, que ya tiene 244, se les añadirán otros 243 kilómetros; Almería, con 77 kilómetros sumarán 91 nuevos; en la Bahía de Cádiz, que aglutina Jerez de la Frontera y la capital gaditana, reúne 148 kilómetros nuevos y 167 ya proyectados; Córdoba a su vez tendrá un total de 110 kilómetros; en Algeciras y el Campo de Gibraltar habrá 185 kilómetros aproximadamente; por su parte Granada contará con 168; en Huelva el Plan ha diseñado 224 kilómetros; y por último, Jaén pasará a tener cerca de 55 kilómetros de carriles bici.

Otro punto importante para la potenciación del uso de la bicicletas por toda Andalucía es la puesta en marcha de un parque móvil de bicicletas de alquiler, con numerosos puntos por todas las ciudades. Este servicio está pensado para dar una respuesta rápida y eficaz a la hora de usar este medio para un desplazamiento veloz, y se complementan con el resto de medios de transporte públicos.

Todo esto, unido al hecho de poder transportar las bicicletas en el Metro de Málaga, por ejemplo, o en los trenes de Cercanías, hacen que el uso de este artilugio de dos ruedas se haya transformado en una opción más que aumenta las posibilidades de la región en todos los sentidos. Y es que la bicicleta se ha convertido en la excusa perfecta para volver a descubrir Andalucía a ritmo de pedal. Como dijo el escritor H. G. Wells, “Cuando veo a un adulto en una bicicleta, no pierdo las esperanzas por el futuro de la raza humana”.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión