Granada, tierra de monumentos naturales

La provincia de Granada alberga una gran diversidad de espacios naturales entre los que cuenta con un parque nacional y cinco parques naturales, junto con numerosos parajes de un rico valor medioambiental: los monumentos naturales. Dichos monumentos son espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de protección especial. Se pueden considerar también monumentos naturales, las formaciones geológicas, los yacimientos paleontológicos y demás elementos de la tierra que reúnan un interés especial por la singularidad o importancia de sus valores científicos, culturales o paisajísticos. En todos ellos podemos encontrar gran variedad de especies vegetales y animales, muchas de ellas endémicas, y Granada tiene un total de siete de dichos monumentos.

Cueva de Las Ventanas

Es la única gruta de la provincia de Granada abierta al público y constituye el principal atractivo turístico de Píñar. Adaptada para personas con discapacidad, su recorrido turístico es de unos 500 metros de los 1.200 que tiene en total y dispone de 300 puntos de iluminación artística.

Cuenta con varias salas con bellas formaciones de estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas y pequeños lagos. Además, se han recreado varios de los antiguos hábitat de la cueva, entre ellos un cubil de hienas y un enterramiento del Neolítico. Se sitúa en las estribaciones de Sierra Arana, en los tajos intermedios de un cerro calizo modelado por procesos kársticos. Tiene una altura máxima de 38 metros y se compone de varias salas.

Monumento Natural Cárcavas de Marchal

Este monumento consiste en un macizo arcilloso caracterizado por formaciones acarcavadas de gran belleza, producidas por la acción erosiva del agua, y cuevas artificiales hechas por el hombre a lo largo de la historia para construir sus viviendas. Es un lugar digno de ver y de visitar por lo que se compone de numerosas rutas que facilitan esta tarea.

Monumento Natural Falla de Nigüelas

Por encima del pueblo de Nigüelas se levanta este gran accidente geológico. Se trata de una extensa franja de terreno que, por su composición en mármoles, posee un llamativo color claro. Su origen procede de las tensiones de la corteza terrestre que quebró y desplazó los grandes bloques rocosos que forman la falla al sur de Sierra Nevada. En concreto, el interés de esta falla estriba en que, al ser de formación relativamente reciente, se pueden observar en ella las estrías y fisuras provocadas por el rozamiento de los bloques. Estos aspectos no son generalmente tan evidentes, por lo tanto, este enclave se convierte en un recurso didáctico de elevado potencial para comprender los diversos y complicados fenómenos geológicos.

Monumento Natural Infiernos de Loja

El río Genil a su paso por Loja da lugar a saltos de agua y cascadas de gran belleza y caprichosos espacios cavernosos, un lugar privilegiado para recorrer tranquilamente.

El lugar alberga una rica flora y fauna de ribera, junto con destacados elementos de interés geológico, a los que se pueden añadir otros de interés cultural como los yacimientos prehistóricos

Monumento Natural Peña de Castril

Parte de la importancia de la Peña de Castril radica en que el pueblo que le da nombre tuvo su origen hace unos 2.000 años en sus faldas. La evolución conjunta de los elementos naturales, junto a los humanos, ha propiciado que ambos aspectos se encuentren totalmente integrados en el paisaje. Desde su mirador, situado a más de cien metros de altura, se disfrutan de unas excelentes vistas de la sierra y de las depresiones de Baza y Guadix. Vecino se encuentra el Cristo del Sagrado Corazón y los restos de un antiguo castillo árabe, que dan fe de la importancia de este enclave para la población de Castril. Dicha localidad posee un valioso conjunto histórico-cultural con yacimientos arqueológicos de la época romana y musulmana. El visitante puede hacer un recorrido por su peculiar casco urbano compuesto por casas pintadas de blanco, atravesado por un sistema de regadío con acequias y molinos legados de la cultura árabe.

Monumento Natural Peñones de San Cristóbal

Plenamente integrados en la población de Almuñécar se erigen tres peñones compuestos por materiales duros y de oscuros colores que se adentran en el mar como si pretendieran separar sus aguas. El Peñón de Fuera es el que está más alejado de la costa. Delante de éste se encuentra el Peñón de Enmedio, separado de ambos por las aguas marinas. Por último, el Peñón del Santo, asentado en la misma playa de Almuñécar, separándola en dos: la playa de Puerta del Mar y la de San Cristóbal. El del Santo es el mayor de todos, con una altura aproximada de 30 metros. Se accede a través de rampas y jardines a su zona más elevada, donde se encuentra ubicada la Cruz del Santo y un mirador.

Monumento Natural Tajos de Alhama

Conformados tras la erosión diferencial del río Alhama sobre calcarenitas bioclásticas y conglomerados del mioceno, Los Tajos de Alhama alcanzan una profundidad superior a los 50 metros provocada por la hendidura en la roca de las aguas del río Alhama. Esta formado por un conjunto de cañones y tajos de areniscas creados por la actividad erosiva del río Alhama y a los desprendimientos de rocas ocurridos en varios terremotos. A su interés y belleza natural indiscutible se suma una dimensión histórica y etnográfica de gran interés: Alhama fue símbolo de la conquista cristiana del Reino de Granada.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión