Caballos a galope sobre arena gaditana

El espectáculo comienza cuando cae la tarde y baja la marea. Son las Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), aquellas que nacieron hace casi dos siglos, y que están declaradas de interés turístico internacional desde 1997. Un acontecimiento que cada mes de agosto concentra en la ciudad a miles de visitantes que acuden para presenciarlas en directo con el atardecer en Doñana de fondo. Este verano han cumplido la friolera de 172 años de historia cuando se celebraron del 3 al 5 y del 17 al 19 del pasado mes de agosto, con la participación de más de 80 caballos.

Las fechas y las horas de las carreras atienden al calendario de mareas, ya que los días de carreras tienen que coincidir con una buena bajamar para que los caballos puedan competir por la playa con orilla suficiente. Y que para la Real Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar, organizadora del evento, este año arroja un "balance muy positivo". Según este organismo "todo ha transcurrido según lo previsto"; mientras que en lo deportivo reseña "el importante número de caballos que han participado en las carreras, la destacada presencia de cuadras y la participación de los mejores jinetes del panorama nacional, que no han querido perderse la cita anual sanluqueña".

A la vista de estos resultados, estas carreras, cita por excelencia del verano, cuentan aún con mucha vocación de futuro, porque hasta los niños organizan apuestas montando originales casetas sobre la playa. Las carreras se pueden ver desde los palcos o desde la playa y el espectáculo suele empezar sobre las seis y media de la tarde y concluye en torno a las nueve y media de la noche con más de 30.000 personas disfrutando del momento.

Así, durante el pasado mes se celebraron 23 carreras de purasangre en este singular hipódromo: la arena mojada cuando el mar se retira entre las playas de Bajo de Guía y Las Piletas. Para la Real Social de Carreras de Caballos la prueba más importante de la temporada fue el Gran Premio Ciudad de Sanlúcar V Centenario de la I Vuelta al Mundo, dotado con 13.600 euros en premios, de los que 8.000 eran para el ganador. El vencedor fue el caballo 'Indiano', de la cuadra 'El Potro club', montado por el checo Václav Janácek, que de esta manera ganaba su primer Gran Premio Ciudad de Sanlúcar.

Cuentan las leyendas que, para descansar, el Dios Febos desenganchaba los caballos de fuego de su carroza al llegar a las costas de Sanlúcar. Algunos historiadores atribuyen el origen de estas carreras a las que realizaban los caballos para acarrear el pescado, una hipótesis que otros descartan porque aquellas eran de resistencia y no de velocidad al estilo inglés. Lo cierto es que los caballos, la cocina marinera y el disfrute de las tardes de verano junto a la playa en este rincón de Andalucía vienen de antiguo, por lo que la tradición se ha mantenido como un fuerte atractivo para todos aquellos visitantes que llegan a esta provincia. De hecho, a final del siglo XIX, la aristocracia se trasladaba a Sanlúcar para "los baños de ola", convirtiéndose así en unos de los destinos pioneros en el desarrollo del turismo en España junto con Santander y San Sebastián. Pioneros en lo que mucho más tarde sería conocido como turismo de salud y bienestar, Cádiz es una tierra en la que las tradiciones se conjugan con la modernidad.

La realidad, sea cual sea su origen, es que las carreras de caballos se vienen celebrando desde 1845 y en ella participan hoy en día los mejores jinetes del mundo. Con el tiempo, la competición ha crecido en prestigio y variedad y en las últimas ediciones hay carreras para jockeys (profesionales), gentlemen (aficionados) y amazonas. No enteramente olvidadas, pero sí con menos presencia que en la actualidad, en el año 1981 resurgieron con auge, al refundarse la antigua Sociedad de Caballos de Sanlúcar de Barrameda, que desde entonces se encarga de la organización, habiendo conseguido que hoy sean el acontecimiento deportivo, turístico y social más relevante del verano en el sur de España.

Una oportunidad perfecta

La excusa de disfrutar de las carreras pinta la ocasión como una oportunidad perfecta para conocer Sanlúcar de Barrameda, una ciudad señorial enclavada en la desembocadura del Guadalquivir, el río grande de Andalucía y muy marcada con el descubrimiento del Nuevo Mundo. Desde Sanlúcar partió Cristóbal Colón en su tercer viaje a las Américas y también Magallanes en su primera vuelta al mundo. Su prosperidad económica le llega con el comercio americano y de nuevo con influencia de la aristocracia y las empresas bodegueras, que impulsaron su economía y su cultura, una herencia que marcado para siempre la trama urbana de la ciudad.

Las carreras también son una oportunidad estupenda para disfrutar de la gastronomía, presidida por la manzanilla –el vino por excelencia de la tierra- y los langostinos de Sanlúcar. Asimismo, de forma paralela a la actividad deportiva, se organizaron otra serie de eventos que vinieron a complementar la oferta del verano sanluqueño, en el que también destacó el festival de música clásica ‘A Orillas del Guadalquivir’ y la festividad de la patrona la Virgen de la Caridad el pasado día 15 procesionando sobre alfombras de sal coloreada.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión