Una feria de lo más rentable

A pesar de toda la polémica que envuelve cada año a la celebración de la Feria de Málaga en su doble vertiente de "feria de día" -en el casco histórico de la ciudad- y "feria de noche" -acogida en el real, el Real Cortijo de Torres-, y teniendo en cuenta que esta división no es tal ya que en el recinto ferial malagueño también se celebran las fiestas durante las horas de luz; como decíamos, a pesar de la polémica, la Feria de Málaga sigue arrojando resultados positivos al menos en lo económico. Y si éste es el único punto que tenemos en cuenta es un resultado brillante, pero tal vez los responsables de estas fiestas, a saber, el Ayuntamiento de Málaga, debería replantear una feria que, en ocasiones, en el centro de la ciudad, no parece ser otra cosa que un macrobotellón.

No obstante, los resultados económicos mandan. Así, el presidente de Turismo Costa del Sol, Elías Bendodo, valoró tras la finalización de los festejos que la Feria de Málaga ha significado todo un acicate a la oferta turística de la Costa del Sol. De este modo, el resultado se ha convertido en un indicativo más de que Andalucía está respondiendo a las previsiones históricas marcadas en el inicio de los meses estivales, que espera recibir unos 6.200.000 millones de turistas de junio a septiembre, y los días de fiesta vividos en la capital malagueña son uno de los grandes reclamos del mes de agosto. 

Así, según estimaciones de Turismo Costa del Sol la Feria de Málaga ha supuesto un impacto económico en su capital de 55 millones de euros "pero su importancia para el sector turístico va más allá, pues se deja sentir en toda la Costa del Sol", afirmó Bendodo.

Por su parte, Luis Callejón, presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), aseguró que "todo lo que sean eventos son positivos para atraer visitantes y la Feria de Málaga es el gran reclamo del verano, más allá del sol y la playa. Muchos de los turistas llegan por la feria y luego disfrutan también del resto de oferta que ofrece la Costa del Sol". Por tanto, no sólo se están cumpliendo las mejores previsiones sino que también se está dando una tendencia creciente del impacto que genera cada año la Feria de Málaga en la provincia.

También el sector de la hostelería ratifica el balance positivo que deja la Feria de Málaga. Jesús Sánchez, presidente de la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) confirmó a finales del mes pasado que la facturación en la capital ascendió en torno al 10% con respecto a 2015. Un comportamiento que también se ha dejado sentir principalmente en los municipios costeros. "Durante agosto la provincia nunca ha fallado, el gran incremento de la feria se vive en la capital, pero es la excusa para muchos turistas que luego visitan y consumen en otros municipios", recordó Sánchez.

Sobre el comportamiento de la propia feria, el presidente de Mahos destaca que el Real Cortijo de Torres ha tenido más afluencia que nunca en las primeras horas de la tarde así como la puesta en valor del ambiente del centro histórico. "Es posible divertirse de una forma más cívica como ha quedado demostrado. Estamos muy contentos con la respuesta de los malagueños".

En este sentido, los vecinos discrepan, ya que la presidenta de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga, Esther Ramírez, manifestó que los residentes del centro histórico consideran la feria en este espacio como una "barbarie" y un "asalto al centro histórico constante", así como que "la situación es la misma que otros años", criticando "el miedo escénico" del Ayuntamiento. Para Ramírez "no hay datos de que nada haya mejorado y la normativa no se ha cumplido", a pesar de que "supuestamente, la gente debe abandonar el centro a las 18.00 horas, las calles han sido tomadas hasta altas horas de la madrugada" y "la suciedad es la misma".

Por otro lado, para los negocios de playa el impacto de la Feria de Málaga es menor pero también la valoran, de modo que el presidente de la asociación de empresarios de playa, Manuel Villafaina, apuntó que "a veces puede restarnos visitantes pero hemos notado una alegría especial, buen ambiente en la Feria pero también en la playa. Esto es señal de la cantidad de visitantes que ha pasado por Málaga estos días".

Lo mejor es que con la Feria de Málaga no termina el verano. Los números registrados en esta temporada alta continuarán durante septiembre y octubre con una ocupación que se mantendrá en torno al 85% en los establecimientos del litoral, y, según Aehcos, la ocupación de los meses estivales se mantendrá hasta el inicio del otoño.

Almería también se engalana

La de Málaga no ha sido la única feria de este verano. Almería también celebró a finales del mes pasado sus fiestas mayores con una repercusión inesperada: se convirtió en destino de cruceros. Y es que el navío 'El Oosterdam', de la compañía Holland America Line, llegó al puerto almeriense durante su feria con 2.000 turistas dispuestos a disfrutar de la diversión y el entretenimiento de las fiestas patronales, haciendo de la feria una insignia cultural. Un medio de promoción que la provincia no ha dudado en explotar. Y es que cada crucerista gasta de media entre 40 y 50 euros al día en el puerto de destino, lo que beneficia a comercios, establecimientos hosteleros y a la economía en general.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión