Picasso, registros alemanes

El arte siempre nos ofrece sorpresas, un mundo insospechado que va más allá de la técnica y que engloba hasta el último de los elementos que rodean la vida y la realidad. Un ejemplo de esto es la exposición colectiva que ofrece los resultados de la investigación sobre un tema escasamente estudiado hasta ahora: los vínculos, filiaciones y divergencias entre la obra de Pablo Picasso y la de un grupo selecto de artistas germanos coetáneos a él con obras que se mantuvieron en la tradición de la figuración pictórica. El relato expositivo se sitúa entre el año 1905, momento de la constitución en Dresde del colectivo 'El Puente' -Die Brücke-, y la inauguración en 1955 de la exposición internacional 'Documenta 1' en la ciudad de Kassel. 

Desde el próximo 19 de octubre el Museo Picasso Málaga mostrará obras de Pablo Picasso en diálogo con tres maestros alemanes y quince artistas germanos de la modernidad clásica. En total, se exponen 75 obras de Pablo Picasso y más de cien trabajos de Max Beckmann, Heinrich Campendonk, Lucas Cranach el Joven, Lucas Cranach el Viejo, Otto Dix, Max Ernst, Frans Francken, George Grosz, Erich Heckel, Hannah Höch, Wassily Kandinsky, Ernst Ludwig Kirchner, August Macke, Paula Modersohn-Becker, Otto Mueller, Emil Nolde, Max Pechstein, Franz Radziwill y Karl Schmidt-Rottluff.

El recorrido expositivo transcurre a modo de pasaje por ámbitos complementarios. En cada uno de ellos se combinan obras de Picasso  y de sus coetáneos germanos, así como el interés del malagueño por los maestros alemanes del siglo XVI, junto con documentación que  contextualiza en tiempo y espacio las obras de arte. El medio siglo durante el que transcurre la narración-exposición que quiere ser Picasso. Registros Alemanes corresponde a una época de grandes cambios en la que la cultura se disemina en Europa de un modo extraordinario gracias a las técnicas de reproducción de las imágenes: grabado, xilografía, serigrafía y por supuesto fotografía y cine, que también se incluyen en la exposición.

Sin que pueda hablarse de una influencia de Picasso asumida explícitamente en Alemania, la exposición muestra tanto el interés como la resistencia que Picasso produjo entre los artistas germanos modernos que no optaron por la abstracción. Esta paradoja se expresa en el modo en el que estos pintores tomaron posiciones y desarrollaron sus obras conscientes de los aportes innovadores del artista español, principalmente por el efecto del cubismo, aunque no por ello dejaran de buscar una manera de hacer propia su idiosincrasia cultural, resistiéndose al peligro de ser víctimas de la contundencia estética del malagueño.

El proyecto, además de la muestra, incluye la publicación de un libro con ensayos de diferentes expertos sobre las materias que se tratan e información documental para brindar la pluralidad de vínculos de Pablo Picasso con el arte y el pensamiento alemán de aquella época así como numerosas ilustraciones de las obras expuestas.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión