Patrimonio gaditano

El Museo del Dique-Navantia de Puerto Real (Cádiz) cuenta con una superficie visitable de 60.000 metros cuadrados y está considerado una de las instalaciones industriales más relevante de España, ostentando numerosos reconocimientos nacionales e internacionales. Unas instalaciones que son, por tanto, un recurso perfecto para atraer hacia Andalucía a viajeros interesados en conocer el patrimonio cultural e industrial relacionado con el auge de la construcción y reparación naval en la Bahía de Cádiz desde la segunda mitad del siglo XIX. El Museo del Dique forma parte del Registro Andaluz de Museos desde el año 1999 y está declarado, junto a la zona histórica del astillero de Matagorda, Bien de Interés Cultural (BIC) por la Junta desde enero de 2000. El museo está instalado en la antigua cámara de bombas de achique, tiene cuatro salas de exposiciones permanentes, biblioteca, hemeroteca y archivo fotográfico. El conjunto lo completan el dique seco, la capilla, el antiguo botiquín (sala de muestras temporales), la escuela (archivo histórico) y las ruinas del Castillo de Matagorda, desde donde se controlaba el paso más estrecho de la Bahía.

El consejero de Turismo Francisco Javier Fernández visitó el mes pasado estas instalaciones y subrayó la vinculación de todo este patrimonio con el denominado turismo industrial, un segmento que está relacionado con la cultura, ya que significa viajar en el tiempo para conocer las raíces y la historia andaluces, y que permite a muchas poblaciones dar otra vida a sus industrias, en muchos casos declaradas BIC. En este sentido, señaló el amplío catálogo de patrimonio industrial que posee Andalucía en sectores tan diversos como el agroalimentario, ganadero, artesano, minero, aeronáutico, naval o energético, por lo que hizo hincapié en la necesidad de poner en valor este segmento que sirve de complemento a los viajeros que vienen al destino a buscar experiencias.

La rehabilitación de este patrimonio es capaz de regenerar áreas degradadas, incrementar los beneficios económicos y mantener viva la memoria de un pasado productivo, técnico y social que, además, aún pervive. Igualmente, apuntó que ayuda a las industrias a potenciar su economía, divulgando sus productos, y les genera una actividad complementaria, como es la de ocio.  

Es por tanto una necesidad la de desarrollar una actividad turística en torno a estos recursos por lo que el consejero recordó, en este sentido, la reciente edición de ocho guías digitales, una por cada provincia, en las que se recoge un catálogo de 589 empresas y puntos de interés visitables en toda la comunidad sobre este patrimonio, y que están disponibles para descarga 'online' en dispositivos móviles (teléfonos y tabletas). Esta guías suponen, por primera vez, la ordenación y catalogación de toda la oferta andaluza en este segmento e incluyen, por un lado, las 'industrias vivas', que son aquellas que están en funcionamiento y ofrecen la posibilidad de conocer el proceso de elaboración de sus productos, y, por otro, el patrimonio arqueo-industrial -como el Museo del Dique-, que forma parte de la herencia histórica.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión