Málaga a ritmo de jazz

El XXX Festival Internacional de Jazz de Málaga desarrollado del 5 al 13 de noviembre ha vuelto a atraer a un gran número de asistentes que han llenado el Teatro Cervantes de la capital hasta la bandera en cada una de sus actuaciones. Pero lo mejor de este festival es que en esta edición que acaba de finalizar y que quedará para el recuerdo, se ha apostado también, mediante el Málagajazz, por las actuaciones en la calle, lo que ha hecho que la ciudad se llene de turistas deseosos de disfrutar de una de las actividades culturales más esperadas de todo el año. Por eso este XXX Festival Internacional de Jazz de Málaga ha cerrado con récord de espectadores, con más de 5.000 butacas ocupadas en los siete conciertos programados en el Teatro Cervantes, y con el aplauso de público y crítica. 

Y es que el público abandonaba cada noche el Cervantes con una amplia sonrisa para comentar la actuación que acababan de disfrutar. Salian embriagados por el despliegue de jazz eléctrico del bajista Stanley Clarke, o por el virtuoso duelo de guitarras que brindaron durante el festival Al Di Meola y Peo Alfonsi u otros, como el ‘set’ de jazz metronómico y libérrimo de The Bad Plus. 

Pero idéntico éxito ha alcanzado Málagajazz, el evento de ciudad abierta que edición tras edición están construyendo los responsables de la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) y de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) junto con la colaboración del Teatro Cervantes, y que se ha plasmado este año 2016 en 51 conciertos que han impregnado de música plazas, bares, restaurantes y hoteles durante los últimos nueve días. 

Toda la ciudad, desde el Cine Albéniz y las plazas de las Flores, del Obispo y de San Pedro de Alcántara; las salas Velvet Club y Sala Premier-Centro; los cafés, tabernas y restaurantes Café Central, Asako, El Mentidero, La Chancla (playas de Pedregalejo) y El Balneario (Los Baños del Carmen); los hoteles AC Hotel Málaga Palacio, Hotel Novotel Suites, Hotel Ibis y Hotel Petit Palace, sirvieron de escenario y disfrutaron de una extensa programación entre el sábado 5 y el domingo 13 de noviembre. Miles de malagueños y visitantes han escuchado de manera gratuita a solistas y combos de todo tipo dentro del Málagajazz. Un abanico de actuaciones con las diferentes ramificaciones de tan prolífico estilo: la improvisación de las jam sessions, el beat-jazz del rapero malagueño Elphomega, el flamenco-latin-jazz de 23 Collective, el jazz progresivo de Deep Throat, el indie-jazz de Ariana Abecasis, el jazz tradicional o los ‘standars’ con Antti Sarpila, Mayte Alguacil o Celeste Alías, y la bossa de Fernanda Tassia.

La programación ‘off’ pergeñada por Mahos, Aehcos y el Cervantes permitió acercar a la ciudad la frescura del jazz hecho en Nueva York con Gianni Gagliardi y permitió escuchar en vivo las nuevas grabaciones del vasco Víctor de Diego y el catalán Guillem Arnedo. Málagajazz programó también jazz para niños en el Cine Albéniz y versiones de los Beatles a medio camino entre la clásica, el pop y el jazz con piano, vibráfono y cuarteto de cuerda, y permitió escuchar al cuarteto del saxofonista malagueño Enrique Oliver, uno de los instrumentistas más prominentes del género en España.

Llenos totales

La actuación que abrió el festival fue la interpretación de la compleja suite del contrabajista y compositor Charles Mingus Epitaph a cargo de la Clasijazz Big Band. Una actuación que llenó el patio de butacas del Cervantes y los palcos de platea con casi 500 entradas vendidas. La big band almeriense invitó a su alabada sesión entre otros a los saxofonistas malagueños Ernesto Aurignac y Enrique Oliver, instrumentista este último que también integró el quinteto de Carra en el Fancinemajazz, actuación programada al alimón con el festival de cine fantástico Fancine de la Universidad de Málaga (UMA), y que tocó como líder o colíder en varias citas del Málagajazz. 

Tres han sido los llenos del XXX Festival Internacional de Jazz de Málaga: la reunión esperadísima de José Carra Quintet y la Orquesta Sinfónica Provincial de Málaga leyendo a Sinatra en Fancinemajazz, y las visitas a Málaga de Al Di Meola y Stanley Clarke. 

Las dos estrellas estadounidenses del jazz fusión concitaron una gran expectación que se vio refrendada por vigorosas actuaciones. El guitarrista de Nueva Jersey alternó junto a Alfonsi temas de distintas épocas de su discografía, con atención a su último álbum, 'Elysium', e invitó al guitarrista y compositor flamenco José Antonio Rodríguez a tocar al final de su sesión. El bajista de Filadelfia retrotrajo a muchos a los tiempos de 'Return to Forever' gracias a un abrumador despliegue de jazz trufado de rock y funk y al apoyo de un trío de jóvenes y hábiles instrumentistas. 

Unas actuaciones que han atraído a un total de 5.044 personas que asistieron a los siete conciertos de sala celebrados en el Teatro Cervantes. La cifra supera en un 4,4% la de la XXIX edición, con la circunstancia de que en el año 2015 los 4.832 espectadores contabilizados asistieron a doce actuaciones de sala. Esto es, este año los datos relativos han rubricado la calidad e internacionalidad del cartel y han sobrepasado también techo: se han ocupado un 77,4% de las localidades puestas a disposición del público. Y los datos son aún más significativos si los comparamos con ediciones anteriores: en el XXVIII Festival se emitieron 2.985 entradas y en los número XXVII y XXVI fueron respectivamente 3.007 y 3.337, en todos los casos con más actuaciones que en la que acaba de finalizar.

El cuarto concierto en número de espectadores, el de The Bad Plus, fue visto por más de 600 personas. El trío tiró de improvisación y riesgo al recrear desde temas propios hasta versiones muy singulares de Cyndi Lauper o Crowded House, entre otras muchas y diversas referencias al pop, el jazz o el indie-rock. También superaron holgadamente la media entrada las citas con Gonzalo Rubalcaba, un prodigio de versatilidad y sutil toque al piano en un homenaje a Charlie Haden que viraba de la tradición afrocubana al free-jazz en un mismo tema, y con el mítico saxofonista estadounidense Lee Konitz. 

El colaborador de Miles Davis en el histórico 'Birth of the cool' brindó una entrañable actuación en la que recibió el Premio ‘Cifu’ del Festival Internacional de Jazz de Málaga. Lee Konitz recibió, así, el galardón de manos de la viuda de Juan Claudio Cifuentes, Isabel Zaro, en un acto presentado por la cantante neoyorkina afincada en Málaga, Suzette Moncrief. El galardón se ha instituido esta edición con el apoyo de la Asociación Juan Claudio Cifuentes Cifujazz, y cada año reconocerá la carrera de uno de los músicos más relevantes del programa.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión