La Semana Santa se convierte en el prólogo perfecto para la temporada alta

La buenas cifras de los siete días de Pasión enlazan con los números históricos alcanzados por el aeropuerto de Málaga.

El adelanto de la Semana Santa este año hacía acoger serias dudas en el sector turístico andaluz. Al estar más alejado de la temporada alta, por consecuencias del calendario lunar por el que se rige la Semana de Pasión, se temía que el mal tiempo pudiera influir negativamente en una celebración que atrae a numeroso público. Un miedo que en la provincia de Málaga estuvo justificado los primeros días cuando la lluvia amenazó con deslucir los paseos profesionales. Sin embargo, a media tarde del Lunes Santo, la metereología abandonó las ganas de fastidiar, y desde ese momento Andalucía vivió unos días con temperaturas de auténtico verano.

En el caso de Málaga hay que reseñar también que previamente a la celebración de la Semana Santa se vivió un mes de marzo bastante tenso debido a la huelga de basuras que vivió la capital, situación que finalmente se pudo resolver satisfactoriamente y que por suerte no afectó a la Semana Santa.

De este modo, a pesar de estas dudas iniciales, los hosteleros y hoteleros andaluces han disfrutado de unos días espléndidos en los que los datos previstos de visitantes se han quedado finalmente cortos ya que se hablaba de una ocupación media superior al 70% durante toda la Semana Santa, y un 84% en los días de mayor afluencia turística, según la Consejería de Turismo y Deporte de boca de su titular, Francisco Javier Fernández.
Datos que varían de una provincia a otra como es habitual pero que en algunas de ellas llega a superar el 90% de ocupación, y en otras prácticamente alcanza el 80%, lo que habla de unos datos históricos que aún al cierre de esta edición están por matizarse completamente pero que ya dejan entrever que la Semana Santa de este año se ha convertido en el prólogo perfecto para la temporada alta. Una temporada alta que también, según los datos que la Consejería maneja actualmente, promete ser tan buena como la del ejercicio anterior 2015, e incluso puede que la supere.

Además, esta Semana Santa Andalucía, gracias a su oferta complementaria, ha tenido una acogida de turistas en todos los segmentos turísticos, tanto en los destinos de sol como en los de interior.

Unos resultados que van en consonancia con los buenos números registrados durante los meses de enero y febrero, y que son fruto de las diversas líneas de trabajo desarrolladas por la Consejería con el fin de reforzar el sector. Entre estas líneas de trabajo podemos destacar 'Andalucía destino inteligente', cuyo objetivo es transformar la región en un espacio cien por cien innovador. Y es que los esfuerzos desarrollados por todos los protagonistas en el sector está realmente ofreciendo sus frutos.

En este sentido, un hecho que está marcando la diferencia a lo largo de estos años es la buena recuperación del mercado nacional, cuyas cifras durante la Semana Santa fueron más de la mitad de los turistas que visitaron la comunidad. El mercado nacional se ha reactivado fuertemente gracias a la recuperación económica que parece haber comenzado y continuado en el último par de años. Son los visitantes nacionales unos turistas que se tienen muy en cuenta y a los que se destinan esfuerzos para atraerlos y fidelizarlos.

Buenos números en los que basarnos

Y es que Andalucía pasa por un nuevo periodo de bonanza en lo que se refiere al turismo es ya un secreto a voces que nadie puede negar. Sea por la situación política y coyuntural de otros destinos, por el buen tiempo, o por los planes de desarrollo estructural puestos en marcha por los diferentes implicados sociales e institucionales, la realidad es que el pasado año 2015 fue un año espectacular para el turismo andaluz, y este año 2016 se presenta como un tiempo mucho mejor. Algo que se sabe no sólo por el ambiente que se ha respirado durante la Semana Santa, sino por otros marcadores turísticos. Así, según los datos oficiales publicados por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), entre enero y febrero han pasado por el aeropuerto de Málaga algo más de 1,5 millones de viajeros, lo que representó un crecimiento del 15,7% interanual. Y es que tan sólo en el mes de febrero, el aeropuerto malagueño ha registrado 794.722 usuarios, un 17,8% más.

Estas cifras suponen un auténtico récord que consolida la tendencia creciente de visitantes que viene experimentando la provincia, y Andalucía por extensión. Porque ya en 2015, en el mismo periodo se batió un récord histórico de turistas que llegaron a Málaga por su aeropuerto, de modo que si se mantiene esta tendencia creciente, el presente año se puede convertir de nuevo en el mejor ejercicio, con lo que ello supone en volumen de turistas para la Costa del Sol y el resto de Andalucía, lo que dejará unas buenas cifras en todos los segmentos.

Si tenemos en cuenta que enero y febrero es temporada baja, esta cifra supone un acicate y una prueba perfecta para cerciorarnos de que se están haciendo bien las cosas a la hora de luchar contra la estacionalidad, uno de los mayores desafíos y quebraderos de cabeza a los que se enfrenta el sector en la comunidad. Si tenemos en cuenta que este tiempo es el previo a la temporada alta, que comienza con el pistoletazo de salida de la Semana Santa nos podemos hacer una idea de la importancia de estos datos. Tan sólo tenemos que fijarnos en las optimistas perspectivas lanzadas por los profesionales y touroperadores en la feria ITB de Berlín, celebrada el pasado mes, y donde se puso de manifiesto que el año 2016 promete ser un mejor año incluso que el anterior.

Y es que Málaga ha logrado atraer a más visitantes incluso en los meses tradicionalmente más fríos -si bien es cierto que actualmente la región está viviendo un clima particularmente benigno-, meses en los que numerosos establecimientos hoteleros permanecen cerrados y se reduce el atractivo.

De este modo, entre los meses de enero y febrero han pasado por el aeropuerto de Málaga más de 12.600 aviones, un 11,9% más, para transportar tal cantidad de viajeros. La diferencia entre porcentajes sobre el aumento de pasajeros indica que estas aeronaves tienen unos niveles de ocupación más altos, lo que además habla de un aprovechamiento de recursos que siempre incide en beneficios para las compañías aéreas que de este modo ven que su apuesta por la comunidad obtiene beneficios.

Todo esto implica que en el aeropuerto malagueño aterrizaron o despegaron en los dos primeros meses del año, de media, 210 vuelos diarios.

Grandes esperanzas

Así, el año pasado el aeropuerto malagueños alcanzó los cerca de 14,5 millones de pasajeros, una cota que hasta entonces parecía inalcanzable, pero que, si nada cambia, en este año se podría volver a alcanzar y superar holgadamente.

En este sentido, ha sido fundamental la campaña de Semana Santa. Entre el pasado viernes 18 y el lunes 28 de marzo han llegado o partidos desde la infraestructura aeroportuaria malagueña más de 3.100 vuelos -siendo el pasado domingo 27 el día de mayor tráfico aéreo-, lo que ha supuesto medio millón de pasajeros.

Unas cifras que nos hacen pensar que todo lo trabajado tiene sus frutos. Y esto es un pensamiento muy satisfactorio.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión