Éxtasis cultural en Málaga

Con el arranque del siglo XXI Málaga ya barruntaba que podría convertirse en un gran destino cultural, aunque pocos podían sospechar que 16 años después la localidad que vio nacer a Picasso se convirtiera en la ‘Ciudad de los Museos’. La amplia variedad de espacios expositivos y pinacotecas sirvieron para gestar de una forma natural la Noche en Blanco, una velada muy especial en la que malagueños y visitantes pueden disfrutar gratuitamente de actividades en los principales enclaves relacionados con el arte y la cultura en Málaga.

El pasado 14 de mayo se celebró su novena edición con una notable participación. Según los datos del Área de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, se registraron 210.055 visitas entre las más de 200 propuestas ofrecidas. Fue también la que más creció tanto en extensión como en visitas a las propuestas ubicadas lejos del centro histórico de la ciudad, donde está aglutinada buena parte de la oferta museística de Málaga.  

Como en las últimas ediciones, se ha registrado un paulatino aumento de la presencia de familias. De hecho, como novedad en el programa de actividades previstas destacaba una nueva  categoría dedicada exclusivamente a "Las estrellas de la casa", en la que se contabilizaron 19.138 visitas.

Esta velada, que organiza cada mes de mayo el Ayuntamiento de Málaga, cuenta también con la implicación de otras instituciones tanto públicas como privadas, así como distintos colectivos, asociaciones e incluso establecimientos comerciales.  

Esta edición tuvo como hilo conductor la temática de las estrellas, aunque como tónica general se volvió a caracterizar por aunar las más diversas tendencias de las diferentes disciplinas artísticas. Desde lo más alternativo, a lo más clásico. 

Esta última edición de la Noche en Blanco se dividió en siete categorías, una más que en las anteriores ediciones, ya que se incluyó la destinada al público infantil. Así, la categoría de "Arte. Museos y exposiciones" contó con 61.452 visitas; "Intervenciones artísticas. Acciones urbanas", con 75.060; "Artes visuales", 2.700; "Artes escénicas", con 3.935 visitas; "Música", con 13.971 visitas; "Para las estrellas de la casa", con 19.138; y las "Visitas extraordinarias", con 22.343. A esto hay que añadirle las visitas a las actividades que se sumaron al programa digital y que han sido 11.456.

Una de las notas más relevantes de esta pasada edición fue el registro de visitas recibidas en los espacios situados en los distritos de la ciudad alejados del Centro Histórico, que contó con importantes ofertas, como la Colección del Museo Ruso de San Petersburgo o la Térmica. Las actividades realizadas en estos espacios recibieron cerca de 20.000 visitas. También destacó especialmente el  Museo del Aeropuerto, Navegación y Transporte Público  que recibió 1.152. En el complejo de Tabacalera, además de la Colección del Museo Ruso de San Petersburgo y el Museo Automovilístico, este año se sumó otra propuesta: la de Urban-Lab, que ofreció arte visual en tres dimensiones. 

En el distrito de Bailén Miraflores, la actividad denominada Ballet nueva luna” de Baile Geno Martín contó con 1.200 visitas. También, Astilleros Nereo, que participa desde la primera edición de esta fiesta nocturna de la cultura,  registró en esta ocasión 540 visitas. Mientras, el yacimiento arqueológico de la Araña contabilizó 373. Además, el distrito Puerto de la Torre tuvo presencia en la Noche en Blanco en la Casa Taller de Suso de Marcos. También lo tuvo el barrio de Churriana con La Cónsula y la Casa de Gerald Brenan.

Tampoco faltaron actividades temáticas relacionadas con la gastronomía, como la que protagonizaron los chefs José Carlos García y Chico Repullo, y con la música, con muchos conciertos repartidos por la ciudad. Entre todos ellos el más mediático fue el que ofreció la cantante Chenoa en la plaza de la Constitución.

La celebración anual de esta fiesta temática, en la que se desarrollan centenares de actividades en los espacios más emblemáticos de la ciudad constata el éxito de Málaga como destino cultural.  Hoy en día resulta obvio que en los últimos años Málaga ha ido configurando una amplia red de espacios museísticos a lo largo y ancho de su casco urbano. Valiosas pinacotecas con obras de genios tan universales como la del Picasso, o pinturas decimonónicas, como las del Thyssen; museos temáticos que giran en torno a la tauromaquia, la Semana Santa, el arte sacro, el flamenco o el vino; museos relacionados con el arte del vidrio o con el mundo del automóvil. Y así un amplio abanico de museos que aumenta paulatinamente con el objetivo de consolidar a Málaga como un sólido destino cultural en el sur de Europa.

Con una treintena de museos, la mayoría de ellos concentrados en una misma zona, Málaga se ha convertido en una auténtica ciudad e museos. Sólo en su casco histórico aglutinará, con la esperada incorporación del Museo de Bellas Artes –su inauguración se espera para este año-, se contabilizan 26 espacios culturales, lo que convierte a la ciudad natal de Picasso en una de las que tienen mayor densidad de museos en su centro histórico.

Además del corazón de la ciudad, también se pueden ver excelentes colecciones temáticas en otros puntos de su amplio término municipal, como es el caso del Museo Automovilístico, en la antigua Tabacalera, o el Lagar de Torrijos, en el Parque Natural de los Montes de Málaga. El visitante podrá hacer, por tanto, recorridos temáticos o centrarse en los más relevantes, pero siempre tendrá para todos los gustos, desde el arte sacro hasta el arte más contemporáneo pasando por el arte popular o los museos relacionados con la naturaleza.

Arte en el Centro Histórico

El corazón de la ciudad es por sí solo un museo de museos. En él se pueden encontrar algunos de los espacios más destacados en lo que se refiere a arte. El centro histórico de Málaga al ser de pequeñas dimensiones tiene la ventaja de tener a estos espacios  muy cercanos unos de otros. La mayoría están en zonas peatonalizadas o bien cuenta con cómodos accesos. Se combina así el paseo relajado por las calles de la ciudad con estas joyas repartidas por todo su casco histórico.

Uno de los más destacados por su número de visitas es el que lleva el nombre del artista malagueño más universal, Pablo Ruiz Picasso. La fascinante obra del artista malagueño y la belleza del Palacio de Buenavista hacen del Museo Picasso Málaga un espacio único para disfrutar del arte y la cultura. La colección abarca las innovaciones revolucionarias de Picasso, así como la amplia variedad de estilos materiales y técnicas que dominó. Desde los primeros estudios académicos a su visión personal del clasicismo; desde los planos superpuestos del cubismo a su investigación con la cerámica; desde su interpretación de los grandes maestros a las últimas pinturas de los setenta.

Pero no es el único museo pictórico de la ciudad. Además de la colección de la propia Casa Natal de Picasso (plaza de la Merced) sobresale otra pinacoteca de interés. No muy lejos de allí, cerca de la plaza de la Constitución, se puede visitar el Museo Carmen Thyssen, con interesantes pinturas costumbristas de autores españoles. Ubicado en el Palacio de Villalón, una edificación civil del siglo XVI, cuenta con alrededor de 200 obras, protagonizada principalmente por pintura española del siglo XIX, con especial atención a la pintura andaluza. El museo ofrece a su vez un espacio dedicado a los Maestros Antiguos formado por piezas fundamentales de Zurbarán, Ezquerra, Romero de Torres, Sorolla o Zuloaga, entre otros.

El abanico de lo artístico va más allá: el MUPAM (Museo del Patrimonio) o el CAC (Centro de Arte Contemporáneo) son otros referentes que no hay que perderse en una visita a Málaga, al igual que el Museo Revello de Toro o el de Jorge Rando, dos prestigiosos pintores malagueños, que son reconocidos dentro y fuera de la provincia por su trayectoria.

En este recorrido por el arte, hay que destacar especialmente las dos últimas incorporaciones del pasado 2015: El Centro Pompidou Málaga y la Colección del Museo Ruso. El primero es una franquicia del prestigioso espacio cultural con sede en París. Está ubicado en el llamativo Cubo del Puerto de Málaga, en la que se combina una exposición permanente, con obras de Picasso, Frida Khalo, Miró, Francis Bacon o Tápies, con otras muestras itinerantes, con obras y autores de prestigio internacional. 

Por su parte, en el antiguo edificio de Tabacalera, la Colección del Museo Ruso cuenta también con un amplio repertorio de pintores universales, como Chagall, Kandinsky o Rodchenko, entre otros. 

La red de museos temáticos de Málaga también es bastante amplia: el del Flamenco (en la calle Ramón Franquelo), el Automovilístico (en la antigua Tabacalera), el del Vino (plaza de Viñeros), el Interactivo de la Música (en calle Beatas), el de la Semana Santa (en el Muro de San Julián), el de Alborania-Aula del Mar (Palmeral de las Sorpresas) o el del Vidrio (en la plaza del Santísimo Cristo de la Sangre) son algunos de las tantas colecciones que se pueden encontrar en Málaga que aluden a temas tan dispares como los coches antiguos, la naturaleza marina, la enología o el vidrio. 

A todos ellos hay que unir el Museo de Artes Populares (Pasillo de Santa Isabel), el Catedralicio (Catedral de Málaga), el Museo del Málaga (la Rosaleda) o el Museo Interactivo de Ciencia Principia (Avenida de Simón Bolívar), así como las colecciones de distintas cofradías religiosas, como son las de la Expiración, la Esperanza, el Santo Sepulcro, el Cautivo o Estudiantes.

En el Parque Natural de los Montes de Málaga, también hay un centro de interpretación etnográfica muy interesante, el Ecomuseo Lagar de Torrijos, que alberga en su interior antiguas herramientas y enseres necesarios para la elaboración de aceite, vino moscatel o pan.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión