Diez años de sueños blancos

Málaga capital lleva años desarrollando una unión muy provechosa entre cultura y turismo. La que es ya conocida como 'Ciudad de los Museos' sabe que para atraer a los nuevos turistas necesita realizar actividades y eventos que supongan en sí mismos un fuerte reclamo que la convierta en un punto ineludible dentro de Andalucía. Ante esto, la apuesta que desde hace ya diez años representa la Noche en Blanco malagueña es un ejemplo de las cosas bien hechas y bien planteadas en el sentido de que toda la localidad se vuelca en un evento que aglutina espacios públicos y privados, tanto asociaciones culturales de barrio como grandes consorcios del sector. Porque la Noche en Blanco es un acontecimiento atractivo que fomenta la cultura participativa. Es por ello que la pasada décima Noche en Blanco, celebrada en Málaga el sábado 20 de mayo, volvió a suponer todo un éxito recibiendo más de 230.000 visitas, la cifra más alta de las contabilizadas hasta la fecha. Y como muestra sólo decir que las actividades del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga acogieron a más de 7.000 visitante.

Pero el CAC no fue el único espacio con actividades, sino que 92 espacios de la ciudad organizaron diversos actos. Entre las siete de la tarde y las dos de la madrugada del domingo 21 -una hora más que en pasadas ediciones gracias al éxito de las convocatorias anteriores- tuvieron lugar un total de 217 actividades, todas gratuitas, de modo que los malagueños y los turistas presentes en la ciudad pudieron disfrutar de esta velada a través de diversas actividades.
El tema de los sueños fue el hilo conductor tal y como lo eligieron los ciudadanos en una votación abierta organizada por el Área de Cultura, en la que participaron más de dos mil personas. Las actividades se dividieron en categorías, de modo que hubo un apartado para museos, exposiciones y galerías, que ofrecieron 71 propuestas; las intervenciones artísticas y acciones urbanas que fueron 28; las actividades dedicadas a la música sumaron 43; las de artes escénicas fueron 20; 50 actividades extraordinarias y, por primera vez, con la denominación 'Nochecita en Blanco', se diseñó un evento destinado a los más pequeños, que ofertó 13 actividades especiales.

En esta edición, que estuvo patrocinada por Fundación Unicaja e Ingenia, se incorporaron 46 nuevos participantes. De hecho, la empresa Ingenia aportó como parte de su patrocino la aplicación móvil gratuita 'Personal Dreamer', con la cual se pudieron localizar las actividades en el mapa de Málaga, o encontrar las que estaban cerca de una ubicación concreta. Esto resultó bastante cómodo si tenemos en cuenta que la Noche en Blanco 2017 no se ciñó exclusivamente al centro histórico malagueño, sino que cada vez es más alta la participación desde diferentes zonas de la ciudad, como el caso del distrito Bailén-Miraflores, que se sumó con sus propias propuestas a una fiesta que es de todos para todos.

Entre las actividades destacadas, con motivo del décimo aniversario, relució con luz propia la que se desarrolló en la calle Molina Lario, titulada 'La caja sensorial. Sueños', basada en la temática onírica de la velada cultural de este año. A cargo de Isaac Dospuntos, supuso el primer espectáculo sensorial al aire libre que se celebra en España. En él, los asistentes percibieron a través de los sentidos sensaciones envolventes en un ambiente mágico y onírico que incluyó elementos decorativos y una puesta en escena con música, danza y múltiples efectos.

La Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, que organizó el evento, presentó también 54 propuestas propias, a las que se sumaron las de otras delegaciones y organismos municipales, como Educación, Juventud, Sostenibilidad Medioambiental, Accesibilidad o Igualdad, entre otras. Así, los árboles de la Alameda Principal se convirtieron en un bosque de luz y color en la actividad 'Málaga de ensueño'; y en la plaza de la Marina aguardó un enorme globo aerostático en el que se encontró 'Buluna', el personaje onírico surgido de la convinación entre un búho y la luna llena, realizada por La Nevera Comunicación, y que conformó la imagen de esta edición de la Noche en Blanco. Parte de la magia que rodeó a esta décima edición fue la actuación del violinista Jesús Reina, quien ofreció un concierto inaugural en el Palacio Episcopal.

Cine, música, vídeoarte, exposiciones, performances, actividades, encuentros... la Noche en Blanco de Málaga cerró con todos estos elementos una de las citas más esperadas en el panorama cultural andaluz, demostrando una vez más que cultura, ocio y turismo están muy cerca y que se pueden conjugar para hacer de una ciudad un atractivo único tanto para sus habitantes como para sus visitantes.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión