La amenaza de la sequía

Andalucía viene sufriendo una falta de precipitaciones que ha hecho que las reservas hidrológicas se encuentran bajo mínimos. De alargarse esto, la comunidad se puede encontrar con un problema grave que puede afectar también al turismo. Y es que este año han aparecido episodios de sequía hidrológica en determinados sistemas, por lo que la Junta está desarrollando acciones para paliar en la medida de lo posible este problema. Así, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, aseguró en el Parlamento andaluz que la optimización de los recursos hídricos existentes y la búsqueda de una continua mejora de las infraestructuras hidráulicas son una prioridad. Ya se han activado algunas de las medidas preventivas y correctivas con relación a las demandas de agua.

 

En esta línea, la Demarcación Hidrográfica del Tinto-Odiel-Piedras el Chanza está en situación de normalidad, con niveles que sobrepasan el 73,65% de su capacidad total, con un nivel de reservas de 837 hectómetros cúbicos, que garantiza las demandas para un periodo superior a tres años. Respecto a la Demarcación Hidrográfica Guadalete-Barbate, las disponibilidades están a un 42,58% mientras que los recursos disponibles alcanzan los 713,70 hectómetros cúbicos, algo que no afecta a la garantía del sistema, que actualmente es de dos años.  

 

En cuanto a las Cuencas Mediterráneas los embalses presentan una situación complicada como consecuencia de casi cuatro años muy secos. Los embalses de esta demarcación almacenan 439,57 hectómetros cúbicos, encontrándose al 42,19% de su capacidad. El sistema del Campo de Gibraltar se encuentra en prealerta, mientras que el de la Costa del sol Occidental es muy posible que cierre el año con situación de alerta. Respecto al sistema Guadalhorce-Limonero, los consumos previstos de aquí al cierre del año los situarían en alerta y con garantía de entre uno y dos años. 

 

El sistema Viñuela-Axarquía se encuentra en situación de alerta, con garantía escasamente para un año. No en vano, en este sistema se han tomado medidas como la construcción de la conexión de los pozos del río Chillar y el desatoro del túnel de Rubite. También se prevé el aporte de recursos generados desde distintas estaciones depuradoras de la zona.

 

La situación actual del sistema Béznar-Rules es de normalidad y la de Benínar tiene una función exclusiva de apoyo a los riegos del acuífero del Poniente Almeriense. En este último ya se ha puesto en servicio la desaladora del Campo de Dalías, por lo que este año existe un nuevo recurso con capacidad de 30 hectómetros cúbicos, que debe utilizarse en situaciones de normalidad y sucesivas. Por último, el sistema Cuevas del Almanzora se encuentra en una situación difícil por la ausencia de recursos procedentes de los trasvases Tajo-Segura y Negratín-Almanzora.

 

En el transcurso de su intervención, el consejero recordó que la herramienta para gestionar estos periodos secos son los Planes Especiales de Actuación en Situaciones de Alerta y Eventual Sequía, que permiten la planificación para hacer frente a la falta de niveles adecuados de recursos. En ellos se delimita igualmente las fases por la que se atraviesa según estos niveles, las medidas aplicables en cada momento y sistema de explotación, así como las limitaciones de usos que pudieran imponerse para reducir el consumo.

Comentarios

    No hay ningun comentario.

Deja tu comentario

Para poder dejar un comentario debe ser usuario registrado. Crea una cuenta o inicia sesión